sábado, 28 de mayo de 2016

Contaminación externa e interna

No hay texto alternativo automático disponible.


"Decían los antiguos filósofos que el conocimiento es luz,
 y que la luz vence a las tinieblas. 
Así las oscuridades del subconsciente animal deben ser transmutadas
en la claridad de la conciencia en todos los ciudadanos." 
Jorge Ángel Livraga

En general esta sociedad demuestra estar psicológicamente bastante enferma, se consume basura, terror, horror, crímenes, violencia, pasiones ciegas...y si una película o novela no tiene estos ingredientes no va bien, y luego nos alarmamos de la violencia que hay en el mundo real, la misma que consumimos en la pantalla. Estamos envenenados, enfermos...es lo que nos dan o lo que nos gusta...?  Es  lo que se ha propagado...y a lo que han acostumbrado a la gente, pues ahora la contaminación llega a cada domicilio a través de los medios de comunicación diariamente.

Realmente son venenos que van contaminando mente y psique, y que se ofrecen como las ideas imperantes de moda, que a falta de discernimiento las masas reciben, repiten y alimentan, después vendrán los hábitos, las bajas tendencias a las que se  engancha, manteniendo así en los más bajos niveles de conciencia a las masas embrutecidas por estos medios. Pocos escapan a la contaminación, los verdaderos libres pensadores, los filósofos que amantes de la verdad y conscientes de lo que ocurre, buscan incansables las respuestas, las explicaciones, las soluciones para impedir que la "marea negra" les alcance.  Advirtiendo del peligro que corremos...

Es sorprendente como cuidamos especialmente los alimentos que tomamos para mantener el cuerpo sano, y sin embargo con respecto al alma actuamos como verdaderos ignorantes, ante nosotros tenemos las consecuencias... 

Hemos contaminado la tierra, las aguas, el aire...La tierra está enferma y nosotros que somos parte de Ella también, porque la contaminación no sólo ha llegado a nuestro cuerpo sino a nuestra psique y mente a nivel colectivo...Hay mucho que limpiar, sanar, reconstruir en nosotros si queremos recuperar la Salud, la Vida. Es imprescindible reconocer los agentes de la enfermedad para alejarnos de los contaminantes... Hacen falta practicar Valores éticos para mantenernos sanos, evolucionar y protegernos.

Es una cuestión de Salud integral, de evolución o retroceso, es hora de tomar conciencia de las graves consecuencias, destructoras de lo humano, incluso en algunos casos extremos de lo divino que huye o se aleja del monstruo creado, dejándolo abandonado al karma acumulado por los vicios desarrollados, que envilecen, degradan y tornan en un peligro para los demás y para sí mismo al incauto manipulado por fuerzas externas e internas, víctima al fin de su ignorancia y debilidad enfermiza, pillado en la corriente contaminante que se ha creado, dando lugar a zombis, posesos...

Por estas vías y otras se debilita e impide crecer a las personas como seres humanos, también por todas aquellas que nos alejan de nosotros mismos, de los otros y de Dios. Los factores contaminantes son muchos psicológica y mentalmente, desgraciadamente se alimentan con ellos constantemente males que al desarrollarse nos degradan. Separatismo, odios, envidias, ambiciones, crueldades, violencia, egoísmos, miedos, proyecciones, autoengaños, falsedades, injusticias, vicios, superficialidad, materialismo, ateísmo, fanatismo...


Estamos en los submundos...en los planos más bajos, pero nosotros no somos eso realmente, bastaría decidirse a salir de esa "caverna", dirigirse hacia la salida, enfocándonos hacia la Luz, buscándola... realizando el esfuerzo continuado de conquistar nuestra libertad perdida, nuestra auténtica naturaleza o Ser. Ya enseñaba Platón que el alma o Yo era como un ojo que había que mantener abierto y bien orientado.

Hay que tener el valor de ver nuestra situación, reconocerlo, limpiarse, regenerarse, ser consciente de los peligros, vigilar todo lo que dejamos entrar en nosotros, para elegir con cuidado los alimentos psicológicos y mentales, cultivarlos, propagarlos, como hacemos con lo físico. Buscar y alimentarse de lo bueno en todos los niveles, en actitud vigilante, admitiendo únicamente lo que nuestra conciencia reconozca como justo, bello, bueno y verdadero. Y no sólo ingerirlo sino hacerlo parte de uno, practicando esos valores que desarrollen las fuerzas contrarias, positivas, saludables, que nos permitirán evolucionar y crear un mundo donde exista la fraternidad, la concordia, la dignidad, la responsabilidad, el orden, la sabiduría, la justicia para todos.

De nuestros actos, sentimientos, pensamientos dependen las fuerzas que atraemos y potenciamos, de las que surgirá el mundo futuro donde vivirán nuestros hijos, nietos, nosotros mismos quizás...





D.Villegas -Nefertum
LA ODISEA DEL ALMA
Mayo 2016

lunes, 23 de mayo de 2016

VIVIR en el pasado, presente o futuro



La imagen puede contener: árbol, planta, exterior, naturaleza y agua

"Una de las cosas más útiles, para los jóvenes, es concienciar que en todos los tiempos y en todos los sitios han habido jóvenes... Es decir, que no deben verse como una creación especial, absolutamente nueva y absolutamente irrepetible. 

El sólo hecho de tener pocos años físicos no da derecho ni otorga posibilidades de cambiar el mundo, sobre todo cuando ni siquiera se logra el dominio y cambio de sí mismo, y se baila según el ritmo del momento histórico que nos toca "vivir", que es lo que hace casi la totalidad de los jóvenes.

El fuerte magnetismo de minúsculos grupos de presión, con sus propagandas, es quien lo hace todo... 


Es cierto que la llamada "Tradición" es válida y ofrece peldaños firmes... pero no todos lo son así, ni todas las cosas, simplemente por ser antiguas, han de ser existencialmente válidas, pragmáticamente útiles, aunque tal vez éticamente lo sean en un sentido "clásico" de la Vida.  Es necesario una buena dosis de discernimiento, exenta de romanticismos y nostalgias más allá de la justa medida, para evocar esas cosas del pasado con su color, perfume y sabor. Las rosas muertas no abrirán otra vez sus corolas secas; son sus frescas hijas quienes portan el mismo milenario perfume, cuando se las sabe cultivar de manera de que no las interfieran modificaciones degenerantes.

Respecto a los que quieran ejercer el "Contrapoder" o la "Contracultura", han elegido un mal siglo para ello, pues el poder está desconcertado y la cultura se deshace en brazos de la técnica, de la ciencia de carril y de la política de moda. Así, en vez de ver a qué se van a oponer, sería bueno el que se decidiesen a poner su esfuerzo en alguna causa noble, humanitaria, eficaz, por humilde que sea, pero que realizable en más o menos corto plazo, cosa que haga realmente útil la vida del joven sin desangran sus años, y lo que es más importante, las alas de su alma en utópicos alzamientos radicales que ya vienen manipulados antes de comenzar a ser y que nada positivo aportan al Mundo...




Respecto al futuro, insisto en que se lo mire como una continuación del presente en una cadencia no muy diferente a la que la ley de los ciclos ha marcado en toda la historia. El desmesurado "exitismo" o "catastrofismo" premonitorio, no es más que el reflejo de deseos y temores del inconsciente colectivo o Alma Grupal de la Humanidad. Por ejemplo, hoy es evidente que nuestra civilización se precipita en un tipo de Edad Media, pero ésto no será mañana, sino que su realidad se irá plasmando paulatinamente, con algunos puntos de brutal aceleración, pero que sorprenderá a quienes la vivan mucho menos de lo que imaginamos quienes todavía estamos lejos de ella. Por lo tanto, la mejor manera de mejorar el futuro es afianzar el presente, dignificarlo, trabajar duramente por un mundo nuevo y mejor, sin "exigir" de ese mundo nuevo algo que no nos atrevamos a exigirnos a nosotros mismos.

Para que haya un Mundo Nuevo tienen que nacer los seres que puedan construirlo y mantenerlo; que lo utilicen sin explotarlo, que lo goce sin vampirizarlo, que lo maneje sin aplastar su corazón con brutalidades, pasiones, egoísmos, estupidez. El Idealista o filósofo debe dedicarse, así, a trabajar sobre sí mismo, ennobleciéndose más y más, sin perder un día, una hora en su perfeccionamiento; apoyarse en aquello válido que el Pasado y la Tradición le ofrecen sin quedarse pegado a ello; y proyectarse hacia el futuro, sin que esa proyección le haga despegarse de la realidad del aquí y del ahora hasta el extremo de ser un fantasma errático e insustancial, inútil para todos, sumergido en su esplendente pero egoísta sueño de niño, aferrado a sus juguetes nuevos, confortado con su propia sonrisa y sin plasmar cosa alguna ya que sus fantasías llenan totalmente su necesidad de concreción y de victoria.

Tenemos, por lo tanto, que promover un Ser equilibrado, en donde pasado, presente y futuro se conjuguen como una unidad funcional y conformen un módulo de trabajo capaz de ser utilizado por un Alma despierta a la Realidad fundamental, que es Dios. A partir de eso, vendrá todo lo demás; con esfuerzo y con dolor, pero vendrá. Y será Felicidad.
La imagen puede contener: exterior y naturaleza



fragmentos de: JORGE ANGEL LIVRAGA RIZZI - 1980

jueves, 12 de mayo de 2016

DECADENCIA DE OCCIDENTE: LA NUEVA EDAD MEDIA

La imagen puede contener: cielo, casa, exterior y naturaleza


Antes que otra cosa, aclaremos que no soy "profeta" ni pretendo serlo. Simplemente, un historiador puede, conociendo otros ciclos de la Historia, dar marcos generales de probabilidades para los próximos. Esta deducción no puede ser precisa, pues aparte de los factores cósmicos de los cuales ya he hablado, existe la voluntad y la creatividad humana, el "karma" colectivo acumulado, etc.


Los problemas no estallarán de golpe, sino paulatinamente. Pero la mayoría no interpretan los signos de la Historia y todo pasa como "accidente". En este último grupo podemos integrar los grandes apagones, las huelgas, los disturbios callejeros constantes, la escasez de carburantes, el amontonamiento de producción de vehículos no vendibles, el cierre de campos de aterrizaje y la reactivación de caminos y vías férreas.

Cada Edad Media tiene sus características propias, sus duraciones y su forma de advenir y de irse.  La que enfrentamos ahora es de orden importante, por abarcar un espacio geográfico que cubre casi toda la Tierra. Además se han juntado factores negativos humanos y factores negativos astrológicos. El cambio puede ser grande y profundo. Con ello no quiero asegurar que vamos a volver a los castillos y a las justas de caballería exactamente igual que hace 1.000 años. Pero si se notará un abandono más o menos parcial de las grandes ciudades y la proliferación de granjas y ciudadelas regidas por leyes propias. Se formarán "módulos de sobrevivencia" a la manera de Monasterios fortalezas...


El verdadero drama de este "Occidente" que hoy tiene dimensiones mundiales, es que ha fracasado en casi todo.  La aceleración de los tiempos, que antes tocamos, ha desbordado las previsiones.

La llamada "Civilización Occidental", tal como la entendemos en los postreros decenios del siglo XX está condenada a desaparecer o a sufrir cambios muy profundos y muy extensos. Está entrando paulatinamente en una nueva "Edad Media" y sus valores, en gran medida, se vuelven estériles y frágiles, algunos ya francamente resquebrajados.

Se impone un "buen golpe de timón", pero no es fácil darlo. Sus estructuras y sus sistemas son demasiado grandes para virar con facilidad y las olas de Acuario ya sobrepasan las amuras.

No creemos en catastrofismos, pero sí en duras pruebas.
La imagen puede contener: nubes y cielo

Muchas cosas aparentemente reprimidas volverán con fuerza insospechadas y lo que hoy se condena será en buena parte restablecido, pero en escalas menores. Guerras, pestes y desastres geológicos son previstos... Cambiarán muchas cosas, aunque este cambio no sea forzosamente rápido... ni tampoco demasiado lento. En 2 ó 3 siglos el mundo será muy diferente de lo que es hoy... Tal vez tan diferente como lo es el actual del que existía en el siglo I o II d.C
.

Pero esto no supone repeticiones, salvo algunas parciales y más aparentes que reales, pues la Historia no se repite estrictamente... no hace círculos, sino espirales.

La posibilidad de volver a una "edad de las cavernas" no es probable, si bien no se la puede descartar, pues ya sucedió otras veces los que comunmente se llaman "hombres prehistóricos" no fueron el inicio de la Humanidad. Antes hubo otras, y esos "cavernarios" no eran "primitivos", sino elementos degenerados en vías de reintegración y sujetos a sistemas muy simples que les permitían sobrevivir en medios adversos.

Los cambios más interesante, desde el punto de vista filosófico, ocurrirán a nivel psicológico, mental y espiritual. Ya que las condiciones cada vez más adversas de la vida y los conflictos iniciales derivados del crecimiento demográfico incontrolado y de la contaminación del medio ambiente, producirán una reacción antimaterialista.

La masa será despreciada y el individuo rescatará sus valores, aunque muchas veces asociados a los de otros individuos no robotizados. La crisis económica pondrá fin total o parcial a los programas espaciales y valdrá más un poco de tierra cultivada que pisar el planeta Saturno. 

Se dignificará el trabajo como elemento pedagógico y el esoterismo, la magia y todo lo llamado hoy "parapsicológico", se irá afianzando a medida que se salga de los primeros problemas de urgencia vital. Este interés, que ya empezó a desarrollarse, no cederá en núcleos de élite.

Debemos recordar constantemente que lo que nosotros llamamos "Edad Media" no es más que un paréntesis tecnológicamente bajo y civilizatoriamente deficiente, en medio de dos prominencias. 

La imagen puede contener: árbol, cielo, nubes, planta, exterior y naturaleza


Fragmentos de: JORGE ANGEL LIVRAGA RIZZI -1980