miércoles, 4 de octubre de 2017

SOBRE LA PROYECCIÓN DE LA SOMBRA y sus consecuencias



Imagen relacionada


"Es el producto de nuestra inseguridad y nuestro miedo, 
la corporización del karma acumulado." Jung


Pensé, como decía Jung, que muchos de nuestros problemas individuales y sociales devienen de proyectar la propia sombra sobre otros al no reconocerla y transformarla. Cuando esto se da a nivel general las personas o los pueblos se  confunden de enemigos a vencer y al final seguimos igual o peor, pues el verdadero permanece en pie, ya que no era el que nos señalaron o creíamos.

En la sociedad constatamos esta actitud en los medios de comunicación, que distorsionando los hechos buscan conseguir adeptos al proyecto de sus socios o dueños, señalando los enemigos que ellos quieren y manipulando la opinión pública a su antojo. Es conveniente tenerlo presente para que no te engañen. Ya que te contarán lo que les conviene. Y es que no se puede ser objetivo sin haber logrado previamente un conocimiento de uno mismo: de las fobias, filias, prejuicios e intereses, de modo de no proyectar la propia sombra sobre otros. Los medios deben estar en manos de personas sanas mental y psicológicamente. Servir para propagar todo aquello que aporte Salud integral, Valores. No como se hace actualmente que se utilizan para todo lo contrario al propagar oscuridad, vicios, tristeza, superficialidad, basura...lo que les hace responsables de las consecuencias. Son parte de la sombra la cultivan, alimentan y propagan

En los nacionalismos insanos cuando generan enfrentamientos entre los pueblos, cuya causa principal es  la proyección en los otros de las propias sombras o defectos. Lo que encuentra siempre intereses creados que lo aprovechan para sus fines egoístas. Manipulando todo para conseguir sus planes, sembrando falsedades, misería, violencia y terror propio de la sombra colectiva cuando crece y de la que pasan a formar parte por su comportamiento.

En todo tipo de inquisiciones, persecuciones, racismo, fanatismo, violencia en sus múltiples expresiones, tenemos el origen en la proyección de la propia sombra en el otro. Lo que nos marca claramente la vía pacífica para solucionarlo: Conocerse valiente y sinceramente a uno mismo. Llamar a las cosas por su nombre. Verlas, reconocerlas, salir de las fantasías y autoengaños escapistas, de los fanatismos y cerrazón.

En los partidos políticos que son fuerzas de intereses creados que miran sólo por sus intereses egoístas no por la Nación o millones de personas que la conforman y únicamente cuando están en el poder nos muestran sus verdaderas intenciones. Ahí les conoces realmente en sus obras, no en los cantos de sirena con que adormecen a las masas con promesas falsas o imposibles soluciones...De forma inconsciente o consciente proyectarán en el contrario su sombra, por lo que se estancan en su posibilidad de progreso, colaboración, erradicación de sus propios males al no reconocerlos. Y generando pobreza y enfrentamientos al mirar sólo por sus partidarios, transmitiendo parte de la sombra colectiva o mentiras que les sirven para mantenerse en el poder.

En los enfermos psíquica o mentalmente... lo cual es un grave peligro si conducen los destinos de un pueblgenerando retroceso y destrucción. La proyección de la sombra personal o colectiva acaba enloqueciendo a las personas que no son capaces de ver la verdad de los hechos o personas, reconociéndolos cómo son aquí y ahora, más allá de sus fobias o filias. Al vivir envueltos en ilusiones, fantasías y falsedades, convencidos de que ellos son los cuerdos realmente, persistirán en sus comportamientos enfermizos y peligrosos, causando graves daños en su entorno si alcanzan a tener importantes responsabilidades. 



En los invisibles amos de la caverna que todo lo mueven desde las sombras, dejando huellas destructivas por donde pasan sus siervos o mercenarios para salvarnos del enemigo que a ellos les interesa eliminar no para ayudarnos a mejorar. Más  como por sus actos los conoceréis...ahí los ves tal cual son, aunque ya sea demasiado tarde para los incautos engañados, convencidos de que los malos eran aquellos que han combatido. Entonces viene el arrepentimiento, el dolor y la miseria colectiva por haber creído sus cuentos y haber servido a sus proyectos egoístas consciente o inconscientemente pues ellos están siempre en las sombras moviendo los hilos que impiden evolucionar a la humanidad. Encarnan la personificación de la sombra colectiva.



Sí, nos engañan porque nos autoengañamos, nos gobierna cualquiera porque no nos gobernamos. Vivimos sumidos en mentiras porque nos proyectamos nuestras sombras mutuamente en lugar de reconocerlas, aceptarlas y trabajar para transformarlas en virtudes. Pero eso no se propaga ni cultiva porque no les interesa a los dueños de la caverna, pues nos llevaría a la verdadera libertad y ellos tienen intereses contrarios, mantenernos en un mundo de sombras encadenados a ilusiones con engaños, donde constantemente se cultivan y potencian.

En cada uno de nosotros hay sombras: defectos o karma acumulado por las acciones que han causado daño a otros o a nosotros mismos, y eso nos hace temer y sentir inseguridad, pues algo intuye las consecuencias. En lugar de temer o proyectar en otros hay que volcarse en transformarse y en hacer crecer el bien en todo lo que pensamos, sentimos, hacemos, de modo que la sombra o karma personal o colectivo no crezca y sí lo haga la luz, la esperanza, que nos lleve a un mañana mejor no peor.


Por todo ello nos conviene reflexionar antes de elegir pues todo tiene consecuencias, buscar la verdad detrás de las máscaras, no alimentar nunca el odio, conocerse a sí mismo en profundidad para poder conocer con objetividad sin proyecciones. Trabajar interiormente para desarrollar lo mejor de nosotros, mantener la serenidad y la esperanza, no perderla defendiéndola de todo.

Asumir las responsabilidades de nuestro karma individual y colectivo. aprender de la historia pasada, extraer enseñanzas para no repetir errores y sí aciertos, así como inspiración para ser mejores. Practicar el Valor y la fe para marchar hacia un mañana más noble y bueno. Actuar en consecuencia para que sea posible, Uniendo fuerzas positivas.

Cultivar permanentemente lo bueno, lo justo, lo bello, lo verdadero, pues será el mañana que dejaremos para los que vengan detrás; nuestros hijos, nietos, discípulos y más allá quizás nosotros mismos. 

Hacer crecer en nuestro interior la luz o la conciencia si queremos que surja un mundo mejor de verdad, cuyo principal objetivo será el desarrollo espiritual personal y el servicio a la Humanidad, en una convivencia trascendente y fraternal, sin mentiras.

Las sombras se disipan con la Luz de la conciencia que crece y se expande, reconociendo con Valor y sinceridad la Verdad, lo que nos permitirá avanzar hacia Ella y disipar la oscuridad en que vivíamos y alimentábamos por falta de conocimiento.

Como decían los estoicos hay que centrarse en las cosas que dependen de nosotros. 
Y trabajar con lo mejor de nosotros mismos.



Imagen relacionada



2 Octubre 2017

D.V.-Nefertum

LA ODISEA DEL ALMA


No hay comentarios:

Publicar un comentario