Entrada destacada

LA DOCTRINA SECRETA FUE LA RELIGIÓN UNIVERSAL

Las huellas de tal civilización juntamente con estas y parecidas tradiciones nos dan derecho para conceder crédito a otras leyendas, a...

miércoles, 19 de abril de 2017

La "Caída libre"

La imagen puede contener: cielo, nubes, planta, árbol, exterior y naturaleza

"El problema consiste en que Europa, engolosinada por los triunfos materiales de las líneas de montaje norteamericanas, se ha desangrado en las dos guerras mundiales y en luchas intestinas en las que el coloso americano participó únicamente desde afuera; pero no percibió a tiempo, al dejarle fácilmente el liderazgo del mundo, que ese coloso era nada más que un niño cuyo gigantismo no provenía de una madurez interior, sino de una hipertrofia glandular:  creció enorme de cuerpo pero sin ideología. Su grandeza es tan sólo material y aún tan sólo técnica. Los mejores cerebros europeos en lo científico, colaboraron en el espejismo, y por fin el gigante niño golpea a los demás y se hiere a sí mismo corriendo tras un juguete o tras otro. Su musculatura es buena, pero su sistema nervioso central es deficiente; hubiese necesitado siglos para madurar armoniosamente.

Todo esto entra en el diabólico juego de una "caída libre" del mundo y de la cultura de la civilización occidental. Spengler no se equivocó cuando predijo la decadencia de Occidente. Estamos en los albores de una Nueva Edad Media. Otra vez las hordas barbáricas pujantes del Asia, embisten contra las endebles fronteras, y aunque tan sólo un César nos podría salvar, en la fatalidad que nos ciega, ridiculizamos a cuantos aún de lejos tomen actitudes "cesáreas". El Destino se cumple inexorable y se cierran las mandíbulas de la historia.  Salvo un milagro -que por su propia naturaleza no podemos definir- Occidente, como conjunto, está perdido. La esperanza se refugia ahora en los "Castillos" ideológicos de las minorías, en los movimientos "puntuales" que surgen aquí y allá, soportando el ridículo de las masas en, enloquecidas, hoy de miedo y mañana de hambre. Los niños, adolescentes, los más jóvenes, sienten ese peligro de manera instintiva, y ninguna golosina de esta tierra les saca la tristeza de los labios ni la humedad de los ojos. Los más, buscan consuelo en las drogas, el sexualismo, la anarquía y la violencia irracional, que no reviste las características de la guerra sino de las luchas callejeras, o la de los bandoleros que asaltan caminos y asaltan medios de comunicación. Sólo unos pocos reaccionan y denuncian la corrupción general, la flojera enfermiza de las instituciones, y se revuelven en sus noches al resonar en sus oídos los cada vez más cercanos pasos de los apocalípticos jinetes, que hoy ni como caballeros se han de presentar, pues la cantada igualdad nos hace andar a todos sobre los pies y las manos al mismo tiempo, sin diferencia ni jerarquización.

El futuro será, por paradógico que parezca, de estas minorías encastilladas en cosas tan pasadas de moda como la fe en Dios, la creencia en el Honor, el no conformismo con la "Caída libre".

La imagen puede contener: cielo, nubes y exterior
fragmentos de 
JORGE ANGEL LIVRAGA
1976

martes, 18 de abril de 2017

Los que matan y Los que mueren

Resultado de imagen de imagenes de actos terroristas de ETA


LOS QUE MATAN:

No son solamente los que aprietan el gatillo.

No son los que ahuecan las puntas de las balas para que desgarren las carnes, los únicos responsables.

No confundamos los efectos con las causas.

Los que matan, los ocultos responsables, son múltiples y varios.


LOS QUE MUEREN


No son sólo hombres honrados, padres, hermanos, hijos, en fin, seres humanos.

Los que mueren bajo las balas asesinas de los humanoides son los ideales, el Amor, la Caridad, la Poesía, la Música, la Ciencia, la Política. Los que caen son tan sólo símbolos humanos de todo ello. Las ráfagas no son dirigidas contra un corazón de carne, sino contra el corazón de nuestra civilización, de nuestra Fe en Dios, de nuestros anhelos de un mundo nuevo y mejor. 

No basta con reprimir el acto físico criminal, es menester y muy urgente librar batalla en los más sutiles campos de la religión, de las artes, de la ciencia, de la educación. Es necesario enfrentarse valerosamente con las incorpóreas larvas del ateísmo y del materialismo, de la corrupción y del chantaje.

Es imprescindible clamar y actuar en pro de todo lo noble y de todo lo bueno, en la posposición de los apetitos y en la exaltación de la generosidad y de la virtud.

Los que mueren, son tus esperanzas, tus sueños, tu paz, tu trabajo, tu mesa familiar, tu lecho de descanso bien ganado.

Bajo la panza de Sancho estamos dejando ahogar al Quijote. En las hirsutas barbas de Marx se enreda el Cid. Con cada guardián del orden que cae, se deja crucificar de nuevo a Cristo. Con cada madre que llora por la violencia anónima, solloza la Esperanza.

Lector, cubre tus vergüenzas de la indiferencia y donde quiera que estés y por pequeño que seas, ten valor de levantar tu voz y tus actos.


Los que mueren...eres tú.



fragmentos
Jorge Angel Livraga-1976

Amor constante más allá de la muerte


No hay texto alternativo automático disponible.


Cerrar podrá mis ojos la postrera 
Sombra que me llevare el blanco día, 
Y podrá desatar esta alma mía 
Hora, a su afán ansioso lisonjera;

Mas no de esotra parte en la ribera 
Dejará la memoria, en donde ardía: 
Nadar sabe mi llama el agua fría, 
Y perder el respeto a ley severa.

Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido, 
Venas, que humor a tanto fuego han dado, 
Médulas, que han gloriosamente ardido,

Su cuerpo dejará, no su cuidado; 
Serán ceniza, mas tendrá sentido; 
Polvo serán, mas polvo enamorado.


Quevedo y Villegas

Prevención para la vida y para la muerte

La imagen puede contener: planta, hierba, exterior y naturaleza

Si no temo perder lo que poseo,
ni deseo tener lo que no gozo,
poco de la Fortuna en mí el destrozo
valdrá, cuando me elija actor o reo.

Ya su familia reformó el deseo;
no palidez al susto, o risa al gozo
le debe de mi edad el postrer trozo,
ni anhelar a la Parca su rodeo.

Sólo ya el no querer es lo que quiero;
prendas de la alma son las prendas mías;
cobre el puesto la muerte, y el dinero.

A las promesas miro como a espías;
morir al paso de la edad espero:
pues me trujeron, llévenme los días.

Quevedo y Villegas



Himno a las estrellas


La imagen puede contener: noche y cielo


A vosotras, estrellas, 
alza el vuelo mi pluma temerosa, 
del piélago de luz ricas centellas; 
lumbres que enciende triste y dolorosa 
a las exequias del difunto día, 
güérfana de su luz, la noche fría;

 ejército de oro, 
que por campañas de zafir marchando, 
guardáis el trono del eterno coro 
con diversas escuadras militando; 
Argos divino de cristal y fuego, 
por cuyos ojos vela el mundo ciego;

 señas esclarecidas 
que, con llama parlera y elocuente, 
por el mudo silencio repartidas, 
a la sombra servís de voz ardiente; 
pompa que da la noche a sus vestidos, 
letras de luz, misterios encendidos;

 de la tiniebla triste 
preciosas joyas, y del sueño helado 
galas, que en competencia del sol viste; 
espías del amante recatado, 
fuentes de luz para animar el suelo, 
flores lucientes del jardín del cielo,

 vosotras, de la luna 
familia relumbrante, ninfas claras, 
cuyos pasos arrastran la Fortuna, 
con cuyos movimientos muda caras, 
árbitros de la paz y de la guerra, 
que, en ausencia del sol, regís la tierra;

 vosotras, de la suerte 
dispensadoras, luces tutelares 
que dais la vida, que acercáis la muerte, 
mudando de semblante, de lugares; 
llamas, que habláis con doctos movimientos, 
cuyos trémulos rayos son acentos;

 vosotras, que, enojadas, 
a la sed de los surcos y sembrados 
la bebida negáis, o ya abrasadas 
dais en ceniza el pasto a los ganados, 
y si miráis benignas y clementes, 
el cielo es labrador para las gentes;

 vosotras, cuyas leyes 
guarda observante el tiempo en toda parte, 
amenazas de príncipes y reyes, 
si os aborta Saturno, Jove o Marte; 
ya fijas vais, o ya llevéis delante 
por lúbricos caminos greña errante,

 si amasteis en la vida 
y ya en el firmamento estáis clavadas, 
pues la pena de amor nunca se olvida, 
y aun suspiráis en signos transformadas, 
con Amarilis, ninfa la más bella, 
estrellas, ordenad que tenga estrella.

 Si entre vosotras una 
miró sobre su parto y nacimiento 
y della se encargó desde la cuna, 
dispensando su acción, su movimiento, 
pedidla, estrellas, a cualquier que sea, 
que la incline siquiera a que me vea.

 Yo, en tanto, desatado 
en humo, rico aliento de Pancaya, 
haré que, peregrino y abrasado, 
en busca vuestra por los aires vaya; 
recataré del sol la lira mía 
y empezaré a cantar muriendo el día.

 Las tenebrosas aves, 
que el silencio embarazan con gemido, 
volando torpes y cantando graves, 
más agüeros que tonos al oído, 
para adular mis ansias y mis penas, 
ya mis musas serán, ya mis sirenas.


Francisco Quevedo y Villegas

jueves, 13 de abril de 2017

Necesitamos superar este problema de la guerra

La imagen puede contener: una persona, interior


Considero que para poder vencer esa catastrófica tendencia hacia la guerra que tenemos todos, lo primero es entender el fenómeno, pero entenderlo a cara desnuda, en su realidad, no como nosotros querríamos que fuese el fenómeno, sino entenderlo tal cual es. Veámoslo con un ejemplo. Si dos partes de hidrógeno y una de oxígeno forman agua, amigos míos, es inútil que debatamos sobre este fenómeno...  Por eso os digo que para ver la realidad tal cual es, tenemos que conocer la naturaleza y darnos cuenta de que realmente existe un latido continuo en ella, una suerte de lucha y relación entre lo masculino y lo femenino, entre lo duro y lo blando, entre el fuego y el aire, entre el aire y el agua, entre el agua y la tierra... Todo es el resultado de tremendas fuerzas en equilibrio relativo.

Y entonces, ¿cuál es la solución? ¿Qué podemos hacer? ¿De qué manera podemos zafarnos de este laberinto? Hay un elemento natural en nosotros y otro psicológico que querría poder diferenciar un poco. Hemos mencionado un elemento natural del cual no nos podemos evadir de ninguna manera, tampoco se trata de evadirlo, y también hay un elemento psíquico que debemos enfrentar. ¿ Por qué hablamos tanto de la guerra? ¿Es la muerte el fin de todas las cosas? ¿ Es que acaso el sufrimiento se da tan sólo en la guerra o se da también en la paz?

Sabéis que todas las filosofías esotéricas antiguas afirman que el hombre reencarna; o sea que el hombre muere, pero que después de estar un tiempo en los planos sutiles, después de un tiempo de "higiene", como diría Platón, vuelve nuevamente a la tierra a reencarnar otra vez. Es decir que, en cierto modo, la muerte no existe, somos inmortales.


¿Qué es la guerra¿ ¿Qué es la paz? Simples instrumentos para la evolución humana que, desgraciadamente, han sido bastardeados por los intereses creados, por los intereses económicos, los temores psicológicos, etc. Pero hay algo peor que morir en una guerra: vivir vergonzosamente. Pienso que hemos perdido algo muy valioso, muy extraordinario: el sentido del honor.

Si los hombres llegan al fondo de sí mismos, si se reencuentran otra vez con su honor, con su naturaleza espiritual profunda, entonces, damas y caballeros, el miedo desaparece. Entendemos que la guerra, el combate, la enfermedad, los terremotos, no son más que circunstancias de la naturaleza que no afectan al alma profunda.

Pero.¡cuidado! Eso no nos tiene que volver secos ante el dolor de los demás. Tenemos que ser hábiles para poder ayudar a los que sufren. No basta con la buena voluntad, tenemos que ser eficaces. Sumando buena voluntad y eficacia hacemos un real acto místico, entonces sí, podemos vivir un poco más en paz, no solamente con los demás, sino con nosotros mismos.

La primera paz no comienza en la ONU, la primera paz comienza en el corazón del hombre. El hombre que está en paz consigo mismo es el que no teme ni a Dios ni al diablo, porque sabe que todo está dentro del gran Dios, del buen Dios que nos acoge a todos. El hombre que sabe que no muere con su cuerpo, como tampoco muere cuando se le van cayendo los cabellos; el que sabe que está mucho más allá de todo eso, el que ha vuelto a reconocer qué es el honor, ese hombre tiene paz. Porque el honor, más que otra cosa, es estar en paz con nosotros mismos.


Lo que necesitamos para superar este problema de la guerra es una moral profunda que surja de nuestros corazones. No una moral que nos dicten de fuera hacia dentro, no que nos la impongan como si fuésemos esclavos. Necesitamos una moral propia, una moral que se eleve de cada uno de nosotros.


Necesitamos convertirnos en antorchas. Sé que somos débiles; todos somos débiles, estamos crucificados aquí en esta cruz de carne; tenemos problemas económicos, psicológicos y espirituales... Cada uno de nosotros puede ser como una antorcha que arda en medio de la nocheLo que importa es seguir marchando de la mejor manera, hacer el menor daño posible, reencontrarse a sí mismo, sentir que Dios está en cada uno de nosotros, tener una firme creencia en nuestra alma inmortal, sentir que los que están a nuestro lado son hermanos, cultivar el arte, la ciencia, incluso las buenas costumbres, la amabilidad, la cortesía, tener fuerza como para poder decir lo que sentimos y ser realmente libres.


La libertad es algo que se tiene dentro y que se vive o no se vive. Y si se vive realmente la libertad - hablo de libertad, no de libertinaje-, entonces estamos más allá de la guerra y de la paz, de la noche y del día... y venga lo que venga, estaremos nosotros, que somos damas y caballeros.


La imagen puede contener: una persona


fragmentos de:  Jorge Angel Livraga

1980- ¿Por qué la guerra?


***


Personalmente considero que hace falta desarrollar compasión, empatía, sentir al otro como una parte de nosotros mismos y su dolor como nuestro, ser conscientes de que todos sufrimos y hemos sufrido... Debe crecer la capacidad de Amor, comprensión, Compasión. Y debe disminuir hasta desaparecer el egocentrismo, egoísmo, personalismos, agresividad y violencia.

Entender y vivir la Verdad de que Somos una Gran Familia, en un mismo Planeta viviendo, inmersos en un maravilloso Universo al que debemos todo lo que somos y tenemos. 

Hoy ya no se puede hablar de guerras, puesto que no se dan en el campo de batalla frente a frente con espadas, ahora es ocultos, con bombas, incluso gases, como verdaderos criminales, ya no se puede hablar de personas, ahora tendríamos que hablar de "algo" inhumano, monstruoso. Que no respeta nada ni a nadie. No hay valores ni honor, ni vergüenza, ni corazones, sólo cobardes portando lo peor de los residuos, zombis drogados, mercenarios fanáticos, así está formado el bando de la oscuridad al servicio de los intereses de aquellos que los financian.

La Humanidad somos parte de una Unidad, ya es hora de que vaya venciendo la conciencia de estas verdades, y la capacidad de nuestra Inteligencia para encontrar con Amor modos más sanos de relacionarnos como la Unidad que somos. Las fuerzas sanadoras de la Luz deben crecer y ser más potentes.

Estamos enfermos a tal punto que la humanidad ha llegado a manifestaciones cancerígenas y de locura que pueden destruir nuestra civilización, como ya ha ocurrido otras veces en nuestra larga Historia. Todo dependerá de lo que se imponga, para vencer a la oscuridad que amenaza destruirnos hacen falta Voluntad, Inteligencia y Amor puestos en juego constantemente. No hacer el juego al Gran Engaño que está llevando a la Humanidad al borde del abismo y a la miseria moral y física como consecuencia. 

"En la lucha...entre la luz y la oscuridad, 
las almas se decantan de un lado u otro, vida tras vida, 
según lo que eligen y actúa como motor de sus obras"
D.V.

Nefertum- 2017 Abril-

jueves, 30 de marzo de 2017

Peligros esotéricos y exotéricos de la Drogadicción

Resultado de imagen de imagenes de drogadictos


Según la Ciencia Tradicional Esotérica el cuerpo físico del hombre está envuelto por diferentes mantos etéricos, eléctricos y magnéticos que lo protegen de las radiaciones cósmicas y de las intrusiones de larvas incorpóreas. Esta protección incluye poderosos escudos que le permiten sobrevivir en un planeta constantemente "bombardeado" por todo tipo de radiaciones y de un polvo muy sutil y casi inmaterial que logra descender hasta su superficie y aun penetrarla en determinadas condiciones meteorológicas.

Las actuales pautas de contaminación, que han logrado debilitar y hasta perforar las capas protectoras propias del planeta, nos exponen todavía más a rayos que en altas proporciones son mortíferos y que, en casos de menor cuantía, afectan gravemente al comportamiento.

Este aspecto esotérico es desconocido o ha sido publicado muy veladamente. 

Los protectores y escudos etéricos se ven malignamente afectados por los abusos en el consumo de alcohol, tabaco, tranquilizantes, euforizantes. También por las tensiones que provocan el "stress", el poco sueño o la actividad sexual forzada por el vicio 

De allí que todas las religiones en sus diferentes sectas prohiben ciertos consumos o actitudes violentas más o menos traumatizantes, así como todo tipo de libertinaje. Nuestros antepasados fueron más sabios de lo que creemos en la actualidad y conocían un lenguaje simple y terminante, comprensible para los pueblos sencillos. Esos viejos consejos religiosos suelen ser muy prácticos en cualquier tiempo histórico, incluido el actual.

Las permisiones engendradas por el fracaso de los sistemas políticos que nos rigen, consistiendo el consumo de drogas, por ejemplo, son una prueba más de la ineptitud de dichos sistemas.

  1. Como el consumo de drogas es un escape o remiendo de una situación angustiosa o desconcertada, los consumidores no son estrictamente culpables de otra cosa que no sea falta de imaginación y de voluntad creadora ante los imprevistos. El verdadero culpable es el sistema general que nos rige que,tanto sea de izquierdas como de derechas, tiene el común denominador de la ineficacia. La superpoblación, la falta de recursos económicos y su pésima distribución; el desempleo, la mala educación de los jóvenes y el desamparo de los ancianos, Los delitos ecológicos que a diario se cometen. El querer igualar lo inigualable y, para colmo de males, el querer proclamar la igualdad tomando como rasero el más bajo, feo y bruto. La corrupción moral y administrativa. Estos son los verdaderos culpables. En una sociedad constituida dentro de un Estado Natural, no se darían jamás las altas cotas de drogadicción que soportamos.
  2. El dinero que se obtiene de la venta de drogas es mucho... demasiado para la moral borrosa de la presente sociedad y por eso urge bloquear los circuitos de distribución de ese veneno con medidas excepcionales, aunque de momento puedan parecen impopulares.
  3. Hay que prohibir la adquisición y el consumo de drogas no recetadas por una autoridad médica legal y reconocida. Se podría argumentar que prohibir la ingestión personal de drogas afecta el derecho privado y las normas de protección de la intimidad particular; pero si esto fuese cierto, también habría que permitir la libre posesión de animales feroces en las casas o de las armas de todo tipo, ya que la presunción de inocencia bloquearía la prevención de un uso indebido y peligroso para la comunidad. Pero... ¿son los drogadictos peligrosos para la sociedad y sus componentes?
  4. Sí lo son. No menos del 44% de los ingresados en las cárceles de Europa cometieron sus delitos estando drogados o beodos. Las drogas, al romper los escudos protectores etéricos ponen a la persona en estado de indefensión ante sus apetitos, instintos, deseos y animalidad enterrados comúnmente en el inconsciente colectivo. En el momento en que esto escribo, Scotland Yard investiga una red de pederastas drogados que, aparte de otras aberraciones, filman violaciones de niños  que terminan con su muerte por asfixia o aplastamiento.Las películas así obtenidas, mezcladas a otras pornográficas, se venden a 10.000 $ y tienen un mercado fijo, sólo en las islas británicas, de 3.000 clientes capaces de pagar esas sumas. Es de suponer que muchos miles más se conforman con verlas esporádicamente o adquirir otras más corrientes, de las se consiguen en cualquier "Sex-shop" de los cuales las capitales de Europa y buena parte de las de América están inundadas. Esta es un verdadera locura provocada por las drogas, y demás aberraciones que deshonran al Hombre.
  5. Toda forma de "arte" degenerado, desde fotografías pornográficas hasta cuadros pintados por locos o drogados que sugieren el seguir a los autores por tan terribles senderos, deben ser prohibidas, lisa y llanamente. Lo que proponemos es terapéutica higiénica
  6. Y... es evidente que lo que entendemos como Estado debe cambiar radicalmente, ajustándose a la realidad y a la verdadera naturaleza de las cosas, dejando definitivamente atrás las fantasías del "Modernismo" que aún afean nuestro entorno global.


    Cuando la Nueva Humanidad sepa más sobre la naturaleza de los seres y cosas normalmente invisibles, tomará medidas. Así como cuando se pudieron ver y analizar los microbios, nacieron vacunas, remedios y antibióticos específicos para combatir a estos entes malignos y se controlaron las espantosas pestes que asolaban al mundo. El Destino quiera que también esta peste de la drogadicción,  la violencia sádica puedan erradicarse a tiempo... si es que nos queda tiempo para ello.



    Jorge Angel Livraga  -1990