lunes, 31 de agosto de 2015

ENSEÑANZAS ATEMPORALES - H.P.BLAVATSKY



“En cada uno de los grados, la clave está en el mismo aspirante”. No es “el temor de Dios” el Principio de la Sabiduría, sino que el conocimiento del Yo es la Sabiduría misma.

En Oriente, el espíritu de la inseparabilidad se le inculca a la niñez con tanta firmeza como en Occidente el espíritu de la rivalidad. Allí no se fomenta la ambición personal ni los sentimientos y deseos egoístas. Cuando el terreno es naturalmente fértil, se cultiva en debida forma, de suerte que el niño, al llegar a hombre, está acostumbrado vigorosa y potentemente a subordinar el yo inferior al Yo superior

El “fuego central y eterno” es esa fuerza desintegradora que gradualmente consume y quema el Kâma–Rûpa –o “personalidad”– en el Kâma–loka, donde va después de la muerte. Y ciertamente, los médiums son atraídos por la luz astral, siendo esa la causa directa de que sus “almas” personales sean absorbidas “por la fuerza que han producido” sus elementos terrenales. Y por lo tanto, como el mismo ocultista -Eliphas Levi–nos dice:


“Todas las operaciones mágicas consisten en liberarse de los anillos de la serpiente y ponerle el pie encima de la cabeza para dominarla a voluntad”. En el mito evangélico dice la serpiente: “Te daré todos los reinos de la Tierra si postrado me adoras”. A lo que responde el Iniciado: “No me postraré, antes bien, tú caerás a mis pies. Nada puedes darme y haré de ti lo que me plazca. Porque Yo soy tu Dueño y Señor” ...

Más aún, una asociación demasiado íntima con la “Vieja Serpiente Terrestre” es infecciosa. Las corrientes magnéticas y ódicas de la Luz Astral incitan con frecuencia al asesinato, embriaguez, inmoralidad, y –como expresó Eliphas Levi– las naturalezas no del todo puras “pueden ser imprudentemente guiadas por las fuerzas ciegas desencadenadas en la Luz », por los errores y los pecados impuestos sobre sus ondas.

“Para adquirir facultades mágicas se necesitan dos cosas: desarraigar la voluntad de toda servidumbre y ejercitarse en controlarla. La Voluntad soberana del Adepto está simbolizada por la mujer que aplasta la cabeza de la serpiente y por el arcángel que con su lanza mata bajo sus pies el dragón infernal"



Pero en su verdadero significado es la fuerza ciega contra la cual han de prevalecer las almas (Manas inferior o Nephesh) para liberarse de las ligaduras terrenas, porque si su voluntad no las libra de esta fatal atracción, quedarán absorbidas en la corriente por la fuerza que las produjo y volverán al fuego central y eterno”.

Ningún hombre puede aprender la verdad y la sabiduría final en un solo nacimiento; y cada nuevo renacimiento, si reencarnamos para prosperidad o para pesar, es otra lección más que recibimos en manos del estricto y siempre justo instructor – VIDA KARMICA.



Añade que ninguna “sabiduría de arriba” baja en nadie salvo en la condición sine qua non de dejar en el umbral de lo Oculto cada átomo de egoísmo o deseo para fines y beneficios personales – y pronto será declarado por su audiencia como candidato para el asilo lunático. No obstante, este es un antiguo, muy antiguo altruismo. La naturaleza cede sus secretos íntimos e imparte verdadera sabiduría solamente a quien busca la verdad por el amor a ella misma y quien anhela la sabiduría para conferir los beneficios a otros, no a su propia personalidad insignificante. Y, como es precisamente por este beneficio propio que casi cada candidato al adeptado y magia busca, y pocos son, los que consienten aprender a un precio tan alto y a un beneficio tan pequeño para ellos mismos en perspectiva – los verdaderamente sabios Ocultistas son cada siglo menos y más raros.




fragmentos: HELENA P.  BLAVATSKY