martes, 6 de junio de 2017

El Síndrome de la Revolución Permanente


La imagen puede contener: 9 personas, exterior

Para nosotros la filosofía es una actitud de búsqueda, es un preguntarse ante sí mismo y ante el entorno cuáles son los elementos válidos, qué es aquello que debemos desarrollar para poder lograr nuestra plenitud.

Hemos sido aplastados por el entorno y por nuestros propios prejuicios y nos hemos conformado con lo que somos hoy, aquí y ahora, sin tener la capacidad suficiente, sin desarrollar nuestra imaginación para poder verticalizarnos, para vernos a nosotros mismos proyectados en el tiempo y en el espacio, en una actitud de marcha hacia arriba y hacia adelante.

Las condiciones actuales hacen que como manchas de aceite sobre el agua, tendamos siempre a lateralizarnos y a ver las cosas a nuestra izquierda o a nuestra derecha, o inmediatamente delante o inmediatamente detrás, tan sólo en dos dimensiones. Es decir, el hombre se va desarrollando en esas dimensiones laterales y olvida una dimensión interior, una dimensión vertical que le permita enfrentarse a los problemas permanentes.

Hoy estamos sumergidos en lo que para esta conferencia hemos llamado el síndrome de la revolución permanente, el síndrome de un cambio permanente, pensando que las cosas deben cambiar y cambiar.

Esta actitud nos quita un sentido de camino, de marcha; nos movemos, corremos, accionamos, pero ¿para qué?

La búsqueda del hombre en la filosofía es una búsqueda del ser, es tratar de interpretar la existencia de tal manera que podamos ser cada uno de nosotros lo que realmente somos más allá de las presiones, más allá de las opiniones, más allá de aquello que se diga de nosotros.

No es la opinión de las gentes, no es tampoco la masa de información lo que me va a dar el ser. Lo que me va a dar el ser es mi característica. Soy yo mismo en cuanto a lo que soy y en cuanto a lo que he logrado.  La opinión colectiva no puede nunca cambiar la naturaleza y el acondicionamiento de una sola persona.

Las cosas son per se, por sí mismas y no por la opinión que nos podamos hacer, verdadera o falsa sobre ellas.

Hoy nos están llevando a la violencia, al enfrentamiento entre personas...


El mundo ha cambiado completamente, pero ha cambiado artificialmente. Nos encontramos ante esta especie de alienación de un cambio permanente.


La imagen puede contener: noche
Desde Pitágoras lo sabíamos, pero Eintein lo demostró, el espacio es curvo. Si el espacio es curvo y nosotros pasamos de una situación a otra sin cesar, llegamos prácticamente a la misma situación de la cual hemos partido. Por lo tanto, no hay nada más inmovilista ni más antirrevolucionario que la idea de la revolución permanente, es verdaderamente un síndrome de irrealidad.


Lo estrictamente físico no siempre es razonable. Si yo quiero saber cuánto pesa esta madera, lo podemos racionalizar, pero ¿no es más fácil ponerla en una balanza? ¡Es mucho más sencillo! Con la razón pura no vamos a poder saber cuánto pesa, necesitaremos elementos que estén en la misma dimensión que esta madera para poder pesarla.



La razón en ese sentido está falseando la realidad material u objetiva, e igualmente, la realidad espiritual" 



Cada gobernante, cada sistema político que quiere el poder en cualquier país del mundo, va a ofrecer el oro y el moro... ¿Y qué pasa que cuando suben al gobierno no lo hacen? ¿es gente intrínsicamente mala? No lo creo. Simplemente están viviendo una utopía. Con un sistema basado en la razón tratan de poner orden en un sistema que no pertenece al ámbito mental, sino que es más bien material, es fáctico.

Si se consume más de lo que se produce vamos a la miseria, y es inútil que hablemos, son inútiles las palabras que digamos y todas las páginas que podamos escribir al repecto; es algo completamente utópico, separado de una realidad práctica.


Solamente un tonto puede pensar que este mundo está justificado por lo bien que comamos o por lo bien que vistamos.

La imagen puede contener: interior
¿Será cierto que todo lo que ha pasado fue malo?

Vosotros sabéis que las historias las escriben los que ganan...La historia depende de quién gane, de quién tenga la fuerza fáctica.

Desgraciadamente nuestros jóvenes, alimentados por una falsa historia, van haciendo la idea de que todo lo pasado fue malo, de que debemos cambiar continuamente.


También en la actualidad existe esa explotación, existe esa farsa, bajo las apariencias de un mundo que está calificado de humanista, de respetuoso.


Y así nos han convertido en una especie de ganado, en una masa de ovejas que caminan sin parar. Que tiene libertad para hablar, sí, las ovejas también van balando mientras caminan. Se expresan, claro, pero caminan y caminan, ¿para llegar a dónde? A ninguna parte, a una parte igual, semejante o idéntica al lugar de donde han salido,



Si no hay siquiera una finalidad, si no sabemos adónde vamos, ¿puede saberse para qué hacemos este cambio constante?, ¿para llegar a qué? ¿A qué nos llevan estos derramamientos de sangre, a qué nos llevan estos enormes gastos en armas sofisticadas? ¿A qué nos llevan estos enfrentamientos entre los hombres y las naciones, si ninguno de estos bandos nos propone una finalidad real, si no nos permiten más que imaginar alternativas que en el fondo son exactamente las mismas? 


Cómo podemos escapar de esta red, cómo podemos escapar de esta mentira, cómo podemos escapar de esta necesidad de marcha y de cambio? Según la filosofía, encontrándonos otra vez un poco a nosotros mismos, meditando sobre qué somos realmente, qué es lo que queremos ser.

Tenemos que pensar que soy algo mucho más profundo que estoy detrás de todas las cosas y ver así esta vida mía y al vida de todos los demás como circunstancias.

Debemos reaccionar, pero no en conjunto y como manada, sino reaccionar individualmente, hacernos las grandes preguntas fundamentales de nuevo ¿Por qué tengo dos piernas? ¿quién soy?, ¿soy yo quien tiene dos piernas?, ¿es mi cuerpo?, ¿de dónde vengo?, ¿quiénes son estos que me rodean?, ¿qué estamos haciendo aquí?, ¿adónde voy?


Esas son las preguntas que nos van a limpiar de una serie de elementos que nos están intoxicando. Porque el problema ecológico no es solamente que se pudran los ríos o que se pudran las sierras o que se pudra el aire, el problema es que también está podrida la humanidad. El hombre mismo está contaminado. Estamos en un camino equivocado, estamos en una ruta equivocada. Tenemos que volver a encontrarnos a nosotros mismos.

Tenemos que renovarnos a nosotros mismos, tenemos que poder marchar hacia el horizonte con los ojos abiertos.


Imagen Tijé o Tyché con el niño Plutón
La Fortuna o abundancia y la riqueza interior



"Hay un viento histórico, hay un sentido de marcha hacia el futuro. Debemos estar de cara al futuro, no de cara al pasado. Allá nos esperan las nuevas generaciones, las nuevas realizaciones, allá viven nuestros sueños.

Concordia no es igualdad, los iguales se rechazan, probad si no con dos imanes. Hace falta que seamos diferentes, complementarios. No nos debemos rechazar los unos a los otros por nuestras diferencias. Dos ruedas lisas cuando se ponen en contacto resbalan, hace falta que tengan dientes, engranajes, y entonces esos dientes encajan los unos en los otros y producen movimiento. Así, el hombre y la mujer tienen hijos, el día y la noche dan atardeceres, la tierra y el agua nos dan árboles, y éstos con la quietud de los nidos nos dan pájaros. 

Sepamos comprender y aceptar nuestras desigualdades, debemos aprovechar esas diferencias para conjugarlas en un todo activo que pueda marchar hacia el futuro. Podemos marchar, podemos hacerlo, tenemos la oportunidad, hoy, aquí, ahora"




fragmentos conferencia de: Jorge Angel Livraga Rizzi 1985
Magia, Religión y Ciencia para el Tercer Milenio - Tomo VI- Edit. N.A.

sábado, 3 de junio de 2017

Averroes

Resultado de imagen de frases de averroes

Todas las religiones son obras humanas y, en el fondo, equivalentes; se elige entre ellas por razones de conveniencia personal o de circunstancias.

Cualquiera que se familiarice completamente con la anatomía y la fisiología humanas observará como se incrementa su fe en Dios

Para adquirir su perfección, un individuo concreto necesita de la ayuda de otras gentes. Por eso el hombre es por naturaleza político. A veces, no sólo es necesario para la perfección humana, sino también para aspectos imprescindibles de la vida, condición que el hombre comparte con los animales.


La filosofía no es más que el examen de los seres existentes y su consideración reflexiva como indicios que guían al conocimiento de su Hacedor, es decir, en cuanto que son cosas hechas. Y esto es así porque únicamente por el conocimiento del arte con que han sido hechos demuestran esos seres existentes la existencia del Hacedor, y cuanto más perfecto sea el conocimiento de ese su arte tanto más perfecto será el conocimiento que den del artífice.


Resultado de imagen

Averroes nace en el seno de una familia de estudiosos del derecho, de abuelo y padre juez (cadí).

Tiempo después él también fue nombrado cadí de Sevilla y sirvió en las cortes de Sevilla, Córdoba y Marruecos durante su carrera.

A finales del siglo XII una ola de fanatismo invade Al-Ándalus después de la conquista de los Almohades y Averroes es desterrado y aislado en la ciudad de Lucena, cerca de Córdoba.

Sus obras fueron prohibidas y muchas de ellas se perdieron como consecuencia de la censura.

De sus obras, destacan "Comentarios mayores" (1180), "Comentarios menores" (1178) y " Refutación de la refutación".

Resultado de imagen de frases de averroes