sábado, 5 de octubre de 2013

H.P. BLAVATSKY - Fraternidad, Solidaridad-fragmentos




"Por lo tanto, el único Dios al que debemos servir es la humanidad y el único culto nuestro es el amor al prójimo. Si dañamos al prójimo, herimos y hacemos sufrir a Dios. Cuando negamos nuestros deberes fraternos y rechazamos reconocer un pagano y un europeo como nuestros hermanos, negamos a este Dios. He aquí nuestra religión y nuestro dogma.


Nuestras ideas acerca de la caridad significan esfuerzo personal para los demás; compasión y bondad personales; interés personal en el bienestar y prosperidad de los que sufren; previsión y ayuda personales en sus penas y necesidades"

El egoísmo, como tantas y tantas veces he repetido, es plaga y maldición de la humanidad, y el padre prolífico de todos los males y crímenes..."

Se debe a la Humanidad, el completo reconocimiento de derechos y privilegios iguales para todos, sin distinción de raza, color, posición social o nacimiento"

Si tuviésemos recursos, fundaríamos escuelas que, en vez de candidatos a la miseria que leen y escriben, producirían otra cosa. Debiera, ante todo, enseñarse a los niños la propia confianza, el amor a todos los hombres, el altruismo, la caridad mutua, y más que nada, a pensar y razonar por sí mismos. Reduciríamos el trabajo puramente de la memoria a un mínimum absoluto, y emplearíamos el tiempo en el desarrollo y ejercicio de los sentidos, facultades y capacidades latentes. Nos esforzaríamos en tratar a cada niño como una unidad, y en educarlo de modo que produjese la manifestación más armoniosa e igual de sus poderes, para que sus aptitudes especiales hallasen su completo y natural desarrollo. Aspiraríamos a crear hombres y mujeres libres, libres intelectualmente, libres moralmente, despreocupados bajo todos conceptos, y, sobre todo, antiegoístas. Y creemos que gran parte de esto, si no todo, podría conseguirse con la educación teosófica conveniente y verdadera.



La Justicia consiste en no ofender a ser viviente alguno; pero también nos impone no permitir jamás que se perjudique a la mayoría o a una persona inocente, consintiendo la impunidad del culpable.

Si esta vida lo fuese todo, entonces, por muchos conceptos, sería bien pobre y despreciable; más, considerada como una preparación para la esfera inmediata de existencia, puede servir de puerta dorada por la que podamos entrar, no solos y egoístamente, sino en compañía de nuestros semejantes, en los palacios del más allá

Así como la persona a la hora de la muerte tiene una visión retrospectiva profunda de la vida que ha llevado, así también el Ego, en el momento de renacer en la tierra, despertándose del estado de Devachán, tiene una visión previsora de la vida que lo espera, y considera todas las causas que a ella lo han llevado.


La Ley del Karma se aplica a todos por igual, aunque no todos están igualmente desarrollados. Ayudando al desarrollo de los demás, no sólo les ayuda a cumplir su karma, sino que también él, en el sentido más estricto, está cumpliendo el suyo.

El desarrollo de la humanidad, de la que todos somos parte integrante, es lo que siempre se propone, y sabe que cualquier falta de su parte en responder a lo más elevado de su ser no sólo lo retrasa a él en su marcha progresiva, sino a todos los demás. Puede hacer con sus acciones que sea más difícil o más fácil para la humanidad alcanzar el próximo  plano más elevado del ser.



Sólo convirtiéndose los hombres en hermanos, y practicando todos diariamente la verdadera hermandad, es como podrá alcanzarse la real solidaridad humana, en que radica la perfección..."



H.P. BLAVATSKY -La Clave de la Teosofía

No hay comentarios:

Publicar un comentario