viernes, 20 de diciembre de 2013

ESOTERISMO; ALFA Y OMEGA DE LA EVOLUCIÓN

 
 

La palabra esoterismo, como todos sabéis, significa aquello que es interior, mientras que lo exotérico sería lo exterior. Entendemos por esoterismo lo interior, lo que está dentro de las cosas, lo que se esconde a nuestra primera mirada, aquello que sin embargo es fundamental, aquello que es medular en todas las cosas, en todos los actos, en todos los seres.
 
En esta casa, en este momento, sería de alguna manera esotérico su armazón de hierro, que la está sosteniendo, sus vigas serían esotéricas porque no las vemos, las estamos utilizando y ellas nos son útiles en este momento pero no las vemos, no las tenemos a la vista. Lo exotérico sería el revestimiento de yeso que vemos en las paredes, en las puertas, y lo esotérico sería lo escondido, lo que sostiene todas las cosas.

 
Así, en el universo y en el hombre, habría una parte esotérica y una parte exotérica. En el universo nosotros vemos una serie de masas, una serie de objetos que se mueven, estrellas, planetas y otro tipo de cuerpos, lo que los hindúes llamarían sthula, cuerpos de materia densa, compacta, sólida. Pero más allá de aquello que es físico, concreto y visible, habría una causa, habría un porqué, más allá de las leyes materiales, más allá aún de las leyes de gravitación, de las leyes de velocidad, de aceleración, más allá de las propiedades de los cuerpos, habría un por qué, que es lo esotérico; por qué el mundo se mueve, por qué gira la Tierra, por qué se desplazan las estrellas, por qué vuelan los pájaros, por qué los hombres estamos siempre buscando la verdad, buscando algo nuevo, por qué somos los eternos buscadores.
 
Y ese conjunto de actitudes interiores que justifican todas nuestras actitudes exteriores, que son los verdaderos justificantes, que son los motores de todos nuestros actos externos, sería la parte esotérica del hombre, la parte interior, la parte oculta, en el verdadero sentido de la palabra.
 
Lo verdaderamente oculto es lo que está naturalmente inserto dentro de la naturaleza, como están insertos los huesos en mi brazo, que no están ocultos para montar ahora una especie de función teatral, y que de pronto vayan a salir saltando por el aire, sino que están ocultos porque es la única manera en que pueden funcionar de modo eficiente, es la única manera por la cual pueden mantener la parte visible, la parte que estáis viendo en este momento, y pueden convertirla en un instrumento útil.
 
Así, lo esotérico sería aquella parte oculta y útil, ya sea en el universo, ya sea en el hombre, que se esconde a nuestros ojos pero que podemos percibir mediante la razón, mediante la experiencia, mediante esa pequeña intuición que todos tenemos.
 
Es algo que, como diría Saint Exupery, está más allá lo que se puede ver físicamente, es superior, es lo más importante, es aquello que no pueden ver los ojos, lo esencial, lo esotérico, el omega de la evolución.
 
 
 
Fragmentos de la conferencia "ESOTERISMO, ALFA Y OMEGA DE LA EVOLUCION"
del Prof. Jorge A. Livraga-Febrero 83

jueves, 19 de diciembre de 2013

RAZÓN Y RELIGIÓN



“Una de las facultades más grandes del alma es la inteligencia. La inteligencia es lo que permite al alma, el poder ver, leer o entender el mundo circundante, el entorno, e incluso revertirse sobre sí mismo logrando el conocimiento del yo en el yo. El mecanismo utilizado por esa inteligencia, cuando es un mecanismo lógico basado en una serie de causas y efectos, es la razón. La razón ha venido siendo utilizada para la investigación de la verdad desde los tiempos más remotos hasta los tiempos modernos.

En cuanto a la religión, es la mística, el religar, la unión del hombre con el hombre, con la naturaleza, con todas las cosas. Religión es creer en Dios, sentirlo, vivirlo. La religión como elemento que une al hombre consigo mismo, con la naturaleza y con Dios, ese Algo innombrable e innombrado al que, sin embargo, damos el nombre de Dios.


Él está en el fondo de todas las cosas; está escondido detrás de lo más escondido; es más pequeño que lo más pequeño, es más grande que lo más grande; es el observador silencioso de todo lo que hacemos, el único que mantiene, más allá de las puentes de la muerte, la mano tendida a los desesperados, es la esperanza de todos los hombres. Dios ríe con nosotros en cada carcajada; Dios gime con nosotros en cada lágrima; y todo hombre, en todo momento de la Historia, ha conocido de alguna forma de religión.

Yo quiero aclarar que la razón, y la filosofía, no nació en Grecia. El movimiento de la razón como búsqueda de la verdad es tan viejo como el mundo. Siempre existió la razón, siempre existió la religión. Religión es el elemento fundamental que distingue al hombre del animal. No es la inteligencia lo que les diferencia, pues hay animales inteligentes. Tampoco es la bondad; generalmente, hay perros que son mas buenos que mucha gente que conocemos. Lo que diferencia fundamentalmente al hombre de la bestia es su capacidad de orar.

El materialismo del siglo XIX hizo contraponer la religión a la razón. Es evidente que en la Historia ha habido momentos en que prevaleció la razón o prevaleció la religión. Creo que no solamente la humanidad pasa por momentos en donde prima la razón o la religión, creo que hay momentos de oro de la humanidad en donde la razón y la religión se encuentran, se amalgaman. Esos momentos de oro son los que nos han legado los grandes monumentos, las grandes obras, los más profundos pensamientos. Son momentos en los cuales los hombres son razonables y piadosos.

Y hay otros momentos en donde se produce un vacío terrible; un vacío de religión y un vacío de razón. Los hombres de vuelven ateos, no quieren creer en nada. Pero no solamente no creen en Dios; no creen tampoco ni en su esposo ni en su esposa, ni en su amigo ni en su amiga; no creen ni en su madre ni en su hijo, no creen en nada, absolutamente en nada. Son los grandes momentos de vacío, los grandes momentos de desolación y de duda.

Podemos decir que puede haber cuatro formas o cuatro momentos. Unos en donde prima la religión sin faltar del todo la razón; otros donde prima la razón sin faltar del todo la religión; otros donde la religión y la razón se encuentran como las cumbres de una montaña; y otros donde falta la religión y la razón y nos encontramos como en una tumba.

Hoy, creo que estamos desamparados de religión y desamparados de razón. Las tenemos potencialmente dentro nuestro; dentro de cada corazón existe un orante y dentro de cada cabeza existe un pensador. Pero estamos prácticamente desprovistos, como niños perdidos en el bosque.

Por eso, tal vez, aquellos que nos dedicamos a la filosofía, por buscar raíces que plantar otra vez, buscamos en las fuentes, es nuestra búsqueda con las manos, más allá de las aguas, más allá de todo lo que hemos contaminado…. Todos estamos un poco contaminados.

Necesitamos, un mundo nuevo en donde la razón y religión no se opongan, sino que se complementan; en donde volvamos a ser todos realmente seres humanos.

Hay que entender que el hombre o la mujer cuando son verdaderamente honrados, cuando tienen un corazón dentro del pecho y los riñones en la espalda, entonces no les porta lo que opine la gente, les importa tan sólo la opinión de su propia conciencia, la voz de Dios en su corazón y el viento de la Historia que nos lleva a todos hacia nuestro destino”




Fragmentos de la conferencia: RAZÓN Y RELIGIÓN
Jorge Angel Livraga – Octubre 1979 Madrid

CONSTRUYENDO SUEÑOS

 

 
 
 
Esta mañana al salir de casa me encontré aquella frase, en una pancarta de la constructora que se ocupa de la obra que están realizando justo enfrente, decía: "CONSTRUIMOS SUEÑOS", sonreí….. Y me dije tengo que escribir sobre esta idea.
 
Alguien soñó, imaginó la casa que van a construir y la proyectó en unos planos, buscó los operarios para plasmarla y comenzó la demolición de la vieja, día a día lo van ejecutando, paso a paso, y en un tiempo… en el vacío que quedará, levantarán, día a día, ese "sueño" y se hará realidad, lo veremos ante nosotros.
 
Qué importante es saber y tener bien claro el sueño que queremos plasmar, buscar los medios y paso a paso irnos acercando a El. Más los hombres sólo nos atrevemos a soñar con algo, cuando intuimos que podemos conseguirlo, que nuestras fuerzas puestas en juego lo harán posible. O como el Quijote cuando VEMOS ya esos sueños, y aunque hoy sean imposibles, algún día gracias a todos esos "divinos locos", tomarán forma. Mientras, gracias a su inspiración aquellos que los aman, crecen y se ennoblecen bajo su Luz, y ambos se acercan cada día un poco más…
 
Recordé aquella canción: "Soñar lo imposible soñar……luchar con el más vivo ardor…..creer en un sueño imposible, con fe una estrella alcanzar, ese es mi afán y lo he de lograr, no importa el esfuerzo, no importa el lugar, perseguir lo mejor que hay en ti…..Con Valor decidido a luchar, por un Mundo Mejor"


D.V.-Nefertum-12/06/08 -Madrid
fragmento de VIAJE AL PAÍS DE LA MAGIA

TIEMPO DE TRANSFORMACIONES

Conversaba con un buen amigo de las dificultades del momento histórico que vivimos, de la crisis y del panorama futuro que se atisba desde aquí…nada fácil.

Son tiempos de cambio, de transformaciones profundas y reales. Llegó el "invierno" …venimos de tiempos cómodos, nos costará adaptarnos a la nueva situación. Más con coraje "despertarán" las fuerzas dormidas, y la "primavera" próxima se irá gestando poco a poco.

Todo lo que ocurre tiene una causa, y su propio efecto nos está indicando lo que debe cambiarse y corregirse. Todo lo que sucede tiene un "mensaje" para nuestra conciencia, hay que atreverse a "verlo", y realizar los cambios oportunos en nuestro interior, éstos harán posibles los externos…


El futuro nos espera, hágamoslo paso a paso como lo soñamos. Día a día lo hemos ido construyendo a ciegas, corrijamos sus defectos ahora que "los vemos"… Y pongamos en juego todo nuestro potencial para hacer realidad nuestros mejores Sueños…



Son "tiempos interesantes"…tiempos de transformaciones poderosas… de "milagros y prodigios"si queremos… Tiempos de crecimiento a todos los niveles…ATREVÁMONOS A VIVIRLOS CON VALOR y optimismo.

Como decía el poeta Amado Nervo: "los obstáculos están para que los venzan los corceles"….y ejerciten, de este modo  sus fuerzas o potencias…



D.V.-Nefertum – 19/06/09-Madrid
fragmento de LA ODISEA DEL ALMA
Registro Propiedad Intelectual

martes, 17 de diciembre de 2013

HUMANOIDES, MUTANTES, Y HUMANOS






"El envenamiento que estamos sufriendo, esta posibilidad de convertirnos en verdaderos humanoides existe ya, aquí y ahora.

¿Qué es un ser humano realmente? Un ser humano es alguien que tiene la capacidad no solamente de crear genéticamente, sino de crear artística, científica, literariamente. Un ser humano es alguien capaz de dar la mano, no porque tenga el pulgar en opisición a los otros dedos, sino porque hay algo dentro de él que otros seres no tienen. Un ser humano es capaz de ayudar a otro aunque no lo conozca; es capaz de doblar sus rodillas y rezar a un Dios desconocido, a un Dios enigmático, silencioso, que le habla desde antiguos textos, pero que él no ve, que no conoce, que tan sólo presiente en el fondo de su corazón. Eso es un ser humano.

Un ser humano es aquel que tiene capacidad de amar, de hacer actos heroicos, de poder enfrentar la vida, de poder enfrentar a otros hombres, a animales, a seres, a lo que fuere, en nombre de la verdad. Un ser humano es alguien que tiene sentido del honor, que no se vende por todo el oro del mundo, que no se calla por todo el plomo del mundo. Ese es un ser humano.

¿Y qué serán los humanoides? Los humanoides son simples caricaturas de los seres humanos, son los que están ensuciando nuestro mundo, no solamente física, sino psicológica y espiritualmente. Los humanoides son aquellos que nos recomiendan que seamos egoístas, que vivamos para nosotros mismos y no para los demás, que no tengamos nunca un momento de piedad ni de tensión ni de meditación profunda dentro de nuestra vida. Ésos son realmente los humanoides, aunque tal vez de rostro sean perfectos, aunque tengan cinco dedos como nosotros, aunque tengan la nariz en el medio de la cara.

Nos encontramos ya, frente a mutantes, frente a mutados, frente a humanoides. Nos encontramos frente a frente a fuerzas desatadas….

Estamos siendo víctimas de un intento de regresión dentro de nosotros mismos, pero no hacia el hombre interior, sino una regresión hacia la bestialidad.

Darnos cuenta de que el peligro real no está en los efectos que puede tener la radiación de una bomba atómica, sino en que alguien la tire. ¿Dónde está la contaminación? ¿En la cabeza nuclear? No, en la cabeza humana que ha ideado el botón y que va a apretarlo para que mueran millones de personas.

Ahí está realmente la contaminación humana y contra esos humanoides, mutados, mutantes, mutadores, porque nos quieren mutar a todos, tenemos que guardar toda la fuerza espiritual que tengamos y tener esperanza, tener fe en nosotros mismos y en el destino de la humanidad.

Aquellos que cuando cierran los ojos pueden escuchar el canto de los pájaros aunque no los haya, aquellos que cuando cierran los ojos pueden sentir el frescor de los ríos aunque no tengan uno cerca, aquellos que cuando cierran los ojos pueden sentir el clamor de una humanidad que pide un mundo nuevo y mejor aunque no tengan gente que esté gritando junto a ellos, éstos son verdaderamente hombres, porque el hombre no es esta máquina que tenemos puesta, sino que es algo interior, es algo superior.

Volvamos a ser otra vez seres humanos, no temamos a ninguna mutación, no temamos a nada..."



Fragmentos de la conferencia: HUMANOIDES, MUTANTES Y HUMANOS
Madrid 1982 – Prof. Jorge A. Livraga

lunes, 16 de diciembre de 2013

LAS GRANDES RESERVAS DEL HOMBRE





"Las grandes reservas del hombre no están en su cuerpo, sino en su espíritu, en su imaginación, en su fantasía, en su capacidad de transformar el dolor en cosas bellas. ¡Cuántas poesías o músicas maravillosas han surgido del dolor o de la frustración! Eso es la superación de la parte física, del propio dolor; eso es ir más allá. Homero, el más grande de los cantores de las cosas heroicas y grandiosas, de los hombres formidables, era ciego. Cervantes, quien nos legó a nuestro Quijote…era manco. Cervantes fue pobre toda su vida y nunca pudo ver el triunfo de su obra.
Vemos como el hombre al enfrentar la adversidad tiene siempre dos caminos, dos opciones; una es robotizarse, convertirse en un elemento meramente físico, dejarse empujar por el viento, por las olas; otra, poder dominar el viento, las olas. Si arrojáis a un río un tronco y una barca ambas flotan y pueden llevar personas encima, pero el tronco tiene que ir con la corriente del agua, lo moverá el viento, golpeará con las piedras, sim bargo, la barca seguirá adelante más allá de las piedras y los vientos porque tiene timón y un ser pensante que la dirige, porque tiene un ente espiritual que la lleva adelante.

Lo que sirve es la verticalización del hombre, encontrar los valores reales, la fuerza interior, que no nos falta, sino que está escondida, hace falta buscarla, golpear en su puerta, porque simplemente está dormida.
Es cuestión de que en determinados momentos no tengamos miedo a la adversidad, ni al sol ni a la luna ni a las estrellas ni a las sombras. Que no tengamos miedo a los abismos, que podamos seguir adelante…



Buscando un conocimiento que nos afirme, que nos haga ver realmente que somos inmortales, que somos indestructibles, que somos más viejos que el tiempo, que las pirámides, que los árboles, que vamos a seguir existiendo por siempre en la eterna danza de las reencarnaciones que nos muestra de nuevo las posibilidades del existir.


Ante todo necesitamos ser nosotros mismos….No hay desarrollo si no tenemos qué desarrollar. Encontremos primero qué tenemos dentro, la semilla, y dejémosla en la tierra, reguémosla luego, hagamos surgir los altos árboles donde haya nuevos pájaros y nuevos nidos….

Fragmentos conferencia de Jorge Angel Livraga-Marzo 80

EL HOMBRE COSMOPOLITA


 "Una verdadera re-evolución es hacer que la evolución corra otra vez... Eso sería una real re-evolución, y eso no nos lo dan ni derechas ni izquierdas, eso nos lo da siempre el hombre, que se puede llamar Gandhi o Bolívar, pero es el hombre que surge, que se levanta ante una circunstancia histórica.

 
Nosotros no somos esas figuras que pueden cambiar el curso de la historia. Somos los pequeños, somos los puñaditos de arena que hacemos el gran desierto, somos las hojas que conforman el árbol, las hojas que cuando pasa el viento, hacemos nuestra música, las hojas que simulamos bocas, bocas que gritan una verdad individual pero cierta.
 
Tenemos que llegar a ese ciudadano del mundo, llegar a ser verdaderamente algo que abarque todas las cosas, todas las facetas.
 
¿Cómo poder llegar a ser ciudadano del mundo, cómo poder llegar a unificarse dentro de sí mismo, y unificarnos con lo exterior? Lo primero que tenemos que hacer es comprender que las formas no son iguales, que no hay dos formas idénticas.

 
Hay una parte que nos divide, hay una parte que nos diferencia, pero hay una parte que nos une. Esa parte que nos une, esa parte interior, invisible, ahí podemos apoyarnos. Podemos apoyarnos no en lo que nos separa, podemos apoyarnos en lo que nos une.

 
Podemos apoyarnos en esa fuerza interior, en el optimismo que nos permite concebir un hombre que sea mejor de lo que podemos ser nosotros, un hombre como lo hemos soñado, un hombre que extraiga su pensamiento y su alma de esos rincones recónditos en donde hemos escondido nuestros sueños.

 
Allí donde están esos versos que no escribimos nunca; allí donde están esas palabras de amor que nunca nos atrevimos a pronunciar; allí donde están esas esperanzas que tuvimos vergüenza de expresar por miedo a que la gente se riese de nosotros; allí donde está nuestro cariño por toda la humanidad, no importa que esa humanidad tenga la piel negra o blanca; allí donde está nuestro básico entendimiento con todos los hombres, no importa que hablen un idioma u otro.


 
¿Qué nos pasa, qué nos ocurre, de qué estamos enfermos? Estamos enfermos de tristeza tal vez, estamos enfermos de desconfianza, nos han engañado tanto que ya no creemos más en nadie. De tal forma estamos viejos, debemos volver a ser jóvenes, debemos volver a tener fuerza interior.

 
 Debemos entender que cuando sentimos algo en el corazón tenemos que poder expresarlo, y si sentimos amor tenemos que saber gritar el amor, y si sentimos que la humanidad es una tenemos que poder afirmar la unidad de esa humanidad.

 
Encontrémonos de nuevo, más allá del espacio, más allá del tiempo, seamos en verdad un hombre que sea ciudadano del mundo, un hombre total, un hombre único, un hombre capaz de sentirse a sí mismo, de sentir sus manos, un hombre capaz de sentir a Dios, un hombre capaz de no tener vergüenza de lo noble ni de lo bueno, un hombre capaz de poder expresarse y de poder sentir…


Tenemos que volver a ser, otra vez, damas y caballeros. Tenemos que recorrer los caminos del mundo buscando el mítico Grial, el mítico objeto que nos reunirá a todos.



El hombre cosmopolita que hará girar los molinos de la historia, con el nuevo viento de la resurrección espiritual, la re-evolución más profunda de todas.


12/3/83- Madrid -fragmentos:  EL HOMBRE COSMOPOLITA del Prof. Jorge Angel Livraga
"Magia, Religión y Ciencia del Tercer Milenio"  Edit. NA

LA CARTA ASTROLÓGICA



"La astrología psicológica tiene, como Jano, el antiguo dios romano, dos caras. Puede proporcionar un escalpelo que con precisión quirúrgica llegue a los motivos y complejos subyacentes, y a la herencia familiar que se oculta tras las dificultades y los problemas manifiestos con que se enfrenta el individuo; y también puede servir como una lente a través de la cual se puede observar la teleología y el propósito de nuestros conflictos en el contexto del significado general del viaje del individuo. Ambos rostros se vuelven, en última instancia, hacia un misterio central, el misterio de la psique humana, del cual la astrología constituye un mapa, a la vez el más antiguo y el más nuevo de que disponemos"



Liz Greene
Howard Sasportas
fragmentos

domingo, 15 de diciembre de 2013

URANOS: DIOS DEL CIELO



En la mitología clásica, Uranos, el viejo dios del cielo, se asoció con el elemento aire y sus ideas divinas. Ahora bien, Viento, Aire y Espíritu han sido siempre sinónimos en todos los pueblos.

El matrimonio entre Uranos y Gea, simboliza la relación ente la idea y la forma, entre la visión y su manifestación. Nuestro mundo material no es más que el reflejo más o menos burdo del mundo mental; el nuestro o el de la Mente Universal. Por eso el divino Platón, enseñaba que había dos tipos de creaciones, la que imita los arquetipos (las Ideas primeras) y la que reproduce nuestras sombras y fantasías.



Urano representa el tiempo no condicionado (la eternidad infinita). Cronos (el tiempo condicionado), al destronar a su padre, impide que siga siendo posible la creación espontánea mediante la voluntad. A partir de este momento, la vida sólo puede desarrollarse dentro de parámetros circunscritos.

Cronos, defiende las fronteras, los anillos que no deben traspasarse e impone el poder de los ciclos rítmicos del tiempo sobre la naturaleza...hasta que se aprendan sus lecciones.


Después vendría Zeus que acabaría con el dominio de Cronos. Es la eterna lucha entre lo viejo y lo nuevo, y la integración de ideas nuevas (la expansión mental y riqueza que produce) en las pautas establecidas de la vida y la conciencia.


El acto de castración es crucial, ya que prohibe la creación espontánea a través de la mente visionaria y voluntariosa. Cronos, el Destino, obliga al descenso del espíritu en la materia, imponiendo unos límites que habrá que aprender a manejar y dominar. El resultado final de la castración de Uranos, dió lugar a la aparición de Afrodita, que surgió del mar, donde Cronos había tirado los genitales cortados.


Afrodita es el producto de la unión del espíritu y la materia, nos habla del medio y del fin a lograr. El sentimiento poderoso del amor que aflora ante la belleza, como nostalgia que despierta el alma, impulsándonos a conquistar y poseer lo Bello, lo Eterno.

El objetivo de Urano es romper las barreras limitadoras y ofrecer la libertad de nuevas oportunidades de expansión. La energía de Urano (la mente superior) puede empezar a liberarnos de nuestro encierro dentro de la materia y dirigirnos hacia la liberación de la mente racional , y la exploración de los planos superiores (los arquetipos, la intuición) del Padre de los Cielos.



 D.V.-2010-Madrid

jueves, 5 de diciembre de 2013

LOS AMOS DE LA CAVERNA...

La imagen puede contener: interior

“Lo importante no es cambiar de yugo
sino dejar de ser buey”




Los hombres envueltos en sombras e ilusiones, orquestadas y mantenidas por "los oscuros amos de la caverna" (2) como los llamaba Platón, siguen día a día tras quimeras y banalidades, buscando la felicidad que nunca alcanzan.



Creen que la felicidad para ellos estará en tener, en poseer, y que en eso consiste el llegar a ser algo. Dedican su vida en acumular cosas materiales, en rodearse de posesiones físicas, en ser una prolongación de ellas, para ser con ellas, pero nada sin ellas. De ahí la esclavitud sutil que generan, se vive para tenerlas, para no perderlas, para mantenerlas y hacerlas crecer. Cuando todo lo material está destinado a perecer, a desaparecer. El hombre vive para lo perecedero, porque se siente él mismo perecedero, sólo cuenta entonces, exprimir al máximo y sin moral ninguna este lapso de tiempo que tiene un fin desconocido. El miedo y el egoísmo son sus motores con sus consecuencias.

Surge así un hombre “vampirizante” de la vida, que sólo busca recibir y dar lo menos posible, ambicioso, sin escrúpulos, explotador, egoísta, egocéntrico, vanidoso, inmoral, violento, deshumanizado y en el fondo, muy solo, triste, amargado. Otros ya sin conciencia, simples marionetas, zombis...desalmados.



Este hombre materializado es un perfecto productor y consumidor de ilusiones, de placeres fugaces, para olvidar su sinsentido, para escapar del reto verdadero de la existencia y así se torna cada día más esclavo de la ilusión y más débil, cobarde. Perfecto esclavo de un montaje, donde eres “libre” siempre y cuando seas como todos lo variopintos tipos que el sistema aprovecha, utiliza y le mantienen. Perfecto servidor del sistema que dice ofrecerle “libertad y bienestar”, dándoselo realmente a muy pocos la clase política al servicio de la plutocracia y oligarquía. A todos ellos mantiene el pueblo con su sacrificio constante en nombre de una falsa libertad y felicidad material. Perfecta marioneta si consumes y piensas como la mayoría, que con sus costumbres y reducidas ideas, impiden cambiar de paradigma y avistar nuevos horizontes. 


Si estás fuera del engaño, eres etiquetado con algún insulto de moda y marginado como los apestados de la Edad Media, antes eran condenados a la hoguera. Así se defiende el sistema, aislando las nuevas semillas que pudieran cambiar la cosecha próxima, y que son el inicio de un nuevo paradigma, de un nuevo ciclo histórico, de la Era de Acuario que ya ha comenzado. Cuyos objetivos, principios y valores, renovarán los ya caducos del hombre viejo.


La Historia la empujan fuerzas naturales y cósmicas, que no piden permiso ni lo necesitan de nadie, sino que son el motor oculto del verdadero progreso, y más allá de los centros de poder de los amos de la caverna, estas fuerzas ya se han despertado y están actuando porque ha sonado en el reloj de la historia, el inicio de un tiempo nuevo, que ha comenzado a realizar la obra de trasformación y cambio paulatino de la sociedad y el hombre viejo, llevándolo hacia nuevos horizontes, metas y objetivos.




El Hombre de este tiempo nuevo, no valdrá por sus posesiones materiales, sino sobre todo, por sus posesiones espirituales, por sus valores, por sus virtudes. Por sus capacidades educidas y puestas al servicio del bien común desinteresadamente. Su objetivo principal no será tener para parecer ser, sino desarrollar facultades hoy latentes, para ser más útil a los demás y a sí mismo. Para colaborar con su participación activamente en la evolución y la convivencia armónica, con conciencia de trascendencia, de destino común, de hermandad que nos haga marchar en concordia. La Voz del silencio  le aconsejaba al discípulo:  "Ayuda a la Naturaleza y trabaja con ella y te considerará uno de sus creadores y te prestará obediencia..."





Los “amos oscuros de la caverna” (2) no están solo fuera, gobernando y controlando los circuitos de influencia y poder sobre el pueblo, están dentro nuestro; son nuestra ignorancia, debilidades... Cuando el hombre venza la inercia, el egoísmo, la crueldad, cuando el hombre decida que es hora de conquistar su verdadera libertad, la libertad de todo aquello que le ciega, le ensordece, le paraliza y le deshumaniza, entonces estaremos en camino y búsqueda de aquellas llaves mágicas que nos harán realmente libres

Esas llaves están en la Sabiduría atemporal, legada como patrimonio cultural para toda la humanidad, por los hombres que han conquistado antes que nosotros la Libertad con mayúsculas. Ellos son nuestros Maestros de Vida o Hermanos Mayores, (1) los que nos muestran los pasos a dar para recuperar todo lo perdido en nuestro tiempo de esclavitud a la ilusión o la mentira. El Bhagavad Guita antiquísimo texto, nos expone la guerra interior entre la personalidad egoísta y el Yo superior, que debe librar cada uno para conseguir su libertad real.  

Ellos (2) no podrán gobernarnos y manipularnos, cuando otorguemos nuestro gobierno a nuestra conciencia y tengamos claro el norte de nuestra existencia, el objetivo común que en concordia nos complemente y re-una.



Entonces no serán ellos (2) con su poder sobre nuestras pequeñeces y miserias, los que harán sonar la música que bailaremos. Sino que seremos nosotros los que teniendo claro quienes somos, de donde venimos y adonde vamos, dirijamos nuestra vida según la melodía que nos hará escuchar nuestra alma, como eco del deseo profundo de nuestro Ser verdadero, causa y fin de nuestra existencia, de sus pruebas, enigmas y misterios. El es libre, pero hoy está atrapado por nuestra ceguera y sordera mental, prisionero de todo aquello que debería servirle para escalarse y ejercitarse. No vivimos para Ser cada día más nosotros mismos, sino al contrario, se vive para estar cada día más lejos de nosotros mismos, en la periferia, allí donde nos perdemos y somos simples espejos, copias o imitaciones de otros también espejos. Hombres-espejos que reflejan todo aquello que los “amos” venden, propagan, imponen sutilmente, pues conocen muy bien nuestras debilidades. Así se generan modas, costumbres, aceptación y  opinión pública, así como intereses que fortalecen las cadenas que nos mantienen en este plano... Su poder realmente se lo otorgamos nosotros con nuestra ignorancia...

Hoy incluso aprovechan la falsa espiritualidad, para mantenerlos adormecidos con creencias cómodas para la personalidad, con lo cual seguimos prisioneros de la ilusión. Todo lo contrario a lo que enseña (1) el Sendero Blanco: "Toda entidad debe haber conquistado por sí misma el derecho de convertirse en divina, por medio de la propia experiencia."




El monstruo del materialismo sigue devorando hombres, vidas, oportunidades, esperanzas y valores,-como nos relataba el mito de Teseo y el Minotauro-. Envueltos en tanta manipulación no ven la salida, ni el laberinto que les retiene. Otra vez hacen falta héroes, hombres avanzadilla que nos muestren la ruta a seguir entre tanta maraña, que con su ejemplo de vida y virtudes nos enseñen a dirigirnos, a vencernos, a encontrarnos a nosotros mismos. A ser verdaderamente libres, dueños y señores de nuestra vida.


D. Villegas
Gijón-4/11/95
fragmento de LA ODISEA DEL ALMA




 Nota: (1) y (2) 


La Tradición nos habla, -no sólo el iniciado Platón-, de los dos bandos... la Gran Fraternidad Blanca (1) (Luz-Magia Blanca) compuesta por todos los Maestros de Sabiduría e Iniciados, que labora incansable de forma visible e invisible por la evolución y liberación de la Humanidad . Y (2) la Logia oscura (oscuridad-Magia negra) que tiene como objetivos retener en este estado de materialismo a la humanidad, lentificando o retardando su evolución (encadenados a este plano de "la caverna"), generando más oscuridad e ignorancia...Textos antiquísimos nos hablan de ellos, no sólo Platón menciona (de manera velada) a los "oscuros amos de la caverna", que mantienen prisioneros y encadenados a un mundo de sombras e ilusiones a los hombres.


Sobre la Fraternidad Blanca (1) dice un texto tibetano: "El Muro Guardián o Muro de Protección" formado por los acumulados esfuerzos de largas generaciones de Yoguis, Santos y Adeptos, y especialmente Nirmanakayas, han creado por decirlo así, en torno de la humanidad, un muro de protección, que la defiende invisiblemente de males todavía peores"
***



Un Maestro daba esta sencilla y clara explicación de la Magia blanca o negra:

"Según la naturaleza de lo que hace, buena o mala, (blanca o negra), según construye o destruye, según cree armonía o desorden, se manifiesta como un mago blanco o como un mago negro." 
Omraan Michael Aivanhov


sábado, 30 de noviembre de 2013

EL ENCUENTRO CON LA SOMBRA...


“Atrévete a matar tus monstruos interiores.
El valiente es el preferido de los Dioses”
JAL
El encuentro con uno mismo,
es el encuentro con la propia sombra”
Jung


La sombra personal es el lado negativo de la conciencia del ego. Podemos personalizarlo en una imagen dura, fríamente objetiva, inamistosa y despiadada, el resultado kármico de frustraciones, miedos y malas acciones del pasado. Es el producto de nuestra inseguridad y nuestro miedo, la corporización del karma acumulado.

El enfrentamiento con las sombras es una experiencia inevitable en el proceso de educación de la personalidad, porque no puede haber integración ni realización de la personalidad sin la eventual asimilación de los poderes que están fuera de nuestra amurallada estructura del ego.

El encuentro consigo mismo sería verse tal cual es uno; sombras y luz, una vez fuera los amorosos adornos, los halagos, la pompa y las dulces ilusiones que se construyeron en torno del ego. A la sombra se la encuentra siempre que uno es obligado a afrontar el duro desafío de las circunstancias que destruyen la felicidad, o las graves presiones internas que le obligan a cuestionar lo que cómodamente diera por sentado. Igualmente cuando el discípulo está decidido a superar su ignorancia, egocentrismo y naturaleza negativa. Es una expresión de la resistencia de esas fuerzas, sociales o individuales, cuya posición privilegiada depende de la preservación del orden viejo. Esto libera una sombra que bloquea a la nueva voluntad, gesticulando contra el triunfo inevitable (aunque demorado) del Poder Creador en el individuo o la sociedad.

El único modo de disipar esa Sombra y el miedo que inspira, es absorber y asimilar el Poder creativo que es la Luz de la Sabiduría. A este proceso algunos autores le llamaron “teosíntesis”. Consiste en encontrar el centro vital de toda autoeducación real de la personalidad, que trasmuta el miedo en fe, los soplos de tragedia en posibilidad de crecimiento interior.

El miedo surge en el proceso del desarrollo de la personalidad, cuando el individuo en maduración se halla confrontado con las sombras proyectadas por su rechazo a afrontar constructivamente los desafíos de un nuevo orden de vida y conciencia.

Cuando tales rechazos se acumularon a través de una larga serie de ciclos, en una civilización o individuo de elevado desarrollo espiritual, la confrontación con la Sombra puede llegar a ser cataclísmica, pero en la mayoría de los casos se experimenta como un miedo algo incontrolable a lo desconocido, haciendo que nos retraigamos en dar el paso audaz, cruzando el umbral que, a través de la vasta oscuridad del inconsciente, nos conduciría hasta el reino de los misteriosos poderes genéricos y colectivos, los Arquetipos.

Toda posibilidad puede llegar a ser una realidad positiva o negativa. Si el miedo tiende a convertirla en una manifestación negativa, la fe la transforma en un hecho positivo. Llegar a la madurez es haber vencido sobre el miedo a la responsabilidad y a perderse en un Yo mayor. La verdadera vida de la personalidad es una vida de victorias siempre renovadas. Al menos hasta donde conocemos, no hay victorias finales.

El principal problema de la educación de la personalidad es, por tanto, la transmutación del miedo en fe. “El encuentro con la sombra es el encuentro con uno mismo”.  Si se enfrenta con valentía y fe, la sombra desaparece.
 
El conflicto entre el consciente y el inconsciente, la luz y las tinieblas, no es bueno ni malo, sino necesario para el crecimiento, ya que de él puede surgir la integración y una conciencia más amplia. Como dirían los alquimistas: “la sombra es el símbolo del plomo que debe llegar a ser el oro del Espíritu”.

Las sombras son agentes del karma negativo acumulado, que con su carga de limitaciones nos cierra el paso hacia delante. Pero tal bloqueo no es absoluto simplemente ocurre que para avanzar hay que vencer esos límites que nos detienen y prueban nuestras fuerzas, dándonos a la vez la posibilidad de desarrollar nuestros poderes superiores, al vencer los obstáculos con una fuerza contraria y de mayor intensidad. A mayor obstáculo, mayor será la fuerza a desarrollar para vencerlo. Todo tiene su compensación positiva.

Existen las deudas pendientes, forjadas por todo aquello que nos hace incoherentes con la Naturaleza. Tarde o temprano –dicen los textos de ética atemporal del mundo antiguo- la encrucijada espera a todos los hombres, si quieren avanzar, escapar de esa guerra interior es retrasarla, y dar al enemigo (nuestros defectos) la oportunidad de fortalecerse y matarnos por la espalda.

Aunque las sombras nos rodeen hoy, podemos disiparlas con ese Sol invencible que lucha detrás de las tinieblas, para iluminar nuestra vida y la de todos los seres que se quieran acoger a su eterna Luz.

Hay fuerzas ancestrales y transformadoras en nosotros que nos impulsan hacia Arriba y hacia delante; aliémonos con ellas y conquistemos día a día ese tesoro que nos ofrecen a cambio de nuestro Valor; la Sabiduría de recordar y saber quiénes somos realmente más allá de las sombras presentes. Esa que nos otorgará para el camino y la escalada, el entusiasmo necesario para no perder la Fe y la Esperanza y levantarnos mil veces y más si son necesarias, cada vez más fuertes y generosos, seguros de la Victoria final sobre la oscuridad.

D. Villegas
Gijón- 1992
De mi libro: LA ODISEA DEL ALMA

jueves, 28 de noviembre de 2013

EL DOLOR VEHÍCULO DE CONCIENCIA

“El hombre no puede hacerse sin sufrimiento,
porque es a la vez el mármol y el escultor”
Giordano Bruno

  
En el camino de la evolución hay que avanzar siempre hacia arriba y hacia adelante. Permanecemos aquí o allí, apenas unos años, un tiempo más o menos corto, conociendo, atesorando experiencias en ese entorno. El lugar y las gentes son el escenario necesario para que nuestra alma conozca una faceta más de la vida, de los seres humanos y de sí misma, frente a otras realidades. Mañana o pasado requerirá otro escenario diferente para seguir aprendiendo y ensayando nuevos papeles que nos lleven paso a paso a nuestra plenitud y comprensión total.

                                                        
Mientras, el dolor, como vehículo de conciencia, nos sacude de nuestro sopor y comodidad, despertándonos a nuevas realidades para las que andábamos ciegos hasta ese momento.

Aunque parezca cruel, el dolor nos abre los ojos a nuevos panoramas, nos obliga a aproximarnos a nuevas dimensiones, siempre un poco más cerca de la verdad y la totalidad. Cuesta, porque hemos sido ciegos durante mucho tiempo frente a la verdad y hemos vivido inmersos en ilusiones y fantasías. La ignorancia suele ser nuestra guía y todo lo interpretamos subjetivamente de acuerdo a cómo responden nuestras emociones ante los hechos.

Pero la Vida no quiere dejarnos como nos encontró y nos sacude, zarandea, golpea, desgarra, disuelve y pulveriza. Mas su interés es siempre positivo y si comprendiésemos por qué actúa así, facilitaríamos su misión y nos ahorraríamos grandes dosis de sufrimiento.

A veces, su mensaje es: “Abandona esto, no te conviene”, “Los apegos son como muletas, tú debes aprender a caminar erguido sin apoyarte en nada externo y pasajero”. Otras veces quiere que abramos simplemente los ojos, pues ya es tiempo de conocer nuevos puntos de vista, diferentes perspectivas. En ciertos momentos, sentimos sus golpes, pero debemos entender que nos está forjando como el herrero la espada o el artista la estatua. Es necesario para templarnos y endurecernos, para educir nuestra fuerza interna; para extraer el oro del plomo, para forjar la estatua escondida en el barro y hacerla encarnar a base de cincel, martillo, inspiración y voluntad.

Dado que se trata de un proceso inevitable, sólo colaborando podremos hacer que sea también grato y llevadero.

Las transformaciones que deben operarse en nuestra personalidad, para mejorar, ampliarse, fortalecerse, purificarse, ennoblecerse, volverse más objetiva y transpersonal, requieren del cambio, del desapego de nuestra forma actual de ser, ver, comprender e interpretar la vida. Sólo así podrán gestarse... Sabios los que nos recordaban:  “La amargura de las lágrimas se convierte en la sal de la Sabiduría” “El que sabe de dolor, todo lo sabe”.

Hace más de 2.500 años el Budha se esforzó por hacernos comprender cuál era la causa del dolor; la ignorancia y el apego a la ilusión; y cómo sólo una vida ética, disciplinada y guiada por la Sabiduría podría irnos liberando paulatinamente de él.

Sí, a través del dolor se adquiere conciencia, sabiduría, comprensión, humanidad, tolerancia, sencillez, nobleza y fortaleza. Siempre, claro está que captemos su mensaje y favorezcamos con nuestra acción, aliada a la suya, los cambios que deben realizarse para que nazca algo nuevo en nosotros o para poder corregir una conducta desviada.

El dolor es, entonces, una fuerza fecundadora, pues estimula, extrae, nos hace encontrar o descubrir lo que estaba latente hasta ese momento, escondido en nuestra conciencia.

Madurar es aprender a sufrir, soportar el dolor, a aceptarlo, a integrarlo en nuestra vida y a perderle el miedo. Vivir con él teniendo presente que es el Maestro más piadoso, pues nos avisa cada vez que algo anda mal o no marcha como debiera.
“Toda ciencia proviene del dolor”, de nuestros dolores o de los dolores y experiencias de los que avanzaron por delante en el Sendero de la evolución. Crecer y evolucionar requiere siempre que algo viejo muera para que nazca algo nuevo y mejor en nosotros.

“La vida es una piedra de afilar; o te pule o te hace polvo”. Nos puede pulir si colaboramos con inteligencia, o destruir si nos negamos a tomar la forma que debemos plasmar, pues es nuestro Ser.

Cada uno de nosotros tiene un modelo (arquetipo) o Dharma que debe hacer realidad en la materia. Así, nos toca decidir; o marchamos a favor del Plan, o en su contra y hacia el abismo. El hombre será lo que decida ser. Si marcha a favor, colaborando con la Vida, ella realizará su Plan de desarrollo, crecimiento y evolución hacia metas superiores. Si marcha en contra, recibirá golpes sobre golpes de aviso, y si no son escuchados, interpretados y comprendidos, le llevarán a su destrucción.

Los filósofos chinos decían que toda crisis es una oportunidad… o un peligro, depende de cómo la vivamos.

Para llegar a ser más plenamente lo que sólo somos potencialmente la Vida no tiene otro modo de actuar más que avisarnos, por un medio u otro, de que éste es el momento favorable o crítico para educir ciertas cualidades que están a punto de nacer o en el tiempo propicio para crecer y desarrollarse. La semilla debe romperse y morir para dar lugar a la flor y al fruto. Escuchar a la Vida es colaborar en este crecimiento y comprender cuál es el momento de cada cosa y cuáles las fuerzas que aflorarán en una oportunidad u otra.

Si no nos viéramos frente a desafíos, no alcanzaríamos a desarrollar ciertas cualidades o rasgos de nuestra personalidad que afloran a la superficie a base de urgencia y necesidad. Estos son los retos que, al ser aceptados, nos fortalecen y amplían nuestros límites.

De igual modo cuando nos alejamos de nuestro Ser Interior, de nuestra Misión o del camino por que debemos marchar, el dolor nos avisa de la necesidad de retornar a tomar contacto con nosotros mismos y nuestro Destino, con la Ley natural.

Lo cierto es que, aunque a nadie le guste el dolor, si le prestamos atención siempre nos ofrecerá respuestas, ampliará nuestra conciencia, nos purificará y fortalecerá. Son las metamorfosis necesarias.

Ante cualquier adversidad, dificultad o sufrimiento, alguien muy sabio nos díó una consigna de Victoria, que era la voz de "nuestro dios interior" en el corazón, recordándonos aquello de: YO PUEDO... Superarme, vencerme, descubrir qué me toca aprender, Ser Mejor persona...
Mª D. Villegas
Gijón-1995
De mi libro: LA ODISEA DEL ALMA