martes, 30 de julio de 2013

MI ABUELA MATERNA...

"Hay una memoria que corre en la sangre,
de unos vivos a otros vivos,encadenando los siglos"
Fernando Barrejón



Entre todos mis recuerdos, destaca el amor de mi abuela. Seguro, auténtico, lleno de ternura, nunca posesivo. Manantial constante, pura medicina, pilar firme, montaña sagrada, misterio de Vida y Amor sin límites hecho realidad... Qué dulzura y sabiduría había en su corazón...Me rozó su magia...la dejó en mi alma...


Ella era una mujer manchega, pequeñita, sencilla, trabajadora, no tenia ninguna belleza especial físicamente, sin embargo para mí era la más bella por su corazón sabio, grande, bueno.  Había tenido 12 hijos, de los que habían muerto 9, más el marido que fue héroe de guerra en Cuba. No sabía leer ni escribir, pero tenía una sabiduría natural suficiente para ser  quien era; fuerte y humilde, noble y sencilla, amorosa y no posesiva, trabajadora y feliz. Nunca la escuché hablar mal de nadie, ni cotillear o criticar la vida de otros, al contrario si alguien lo hacía, siempre decía…"hay que comprender"… Tampoco escuché lamentos o quejas, admirable. Era serena, callada, buena consejera, la mejor maestra que tuve sobre el ser humano. Ella me transmitió la historia de mis antepasados, hablando de sus hazañas y virtudes. Me hizo sentirme orgullosa de todos ellos y conocerles. Me dio raíces fuertes...


Si, aquellos veranos pasados con ella, forman parte de mis mejores recuerdos. No había luz ni agua corriente, y sin embargo no recuerdo echarlo de menos, como si con ella todo resultará suficiente. Tenía muy poquito, algún dinero que mi madre le daba (ella trabajaba) para que me cuidara esos 3 meses. Ella vivía con muy poco, un dinero que conseguía haciendo las bodas (desayuno, comida y cena) en el pueblo. Durante la guerra civil, habían tenido que ir mal vendiendo las tierras para sobrevivir, como tantos... Y la paga por héroe de guerra en Cuba de mi abuelo nunca la cobró, se perdió por el camino debió ser... Sin embargo, nunca me sentí tan rica, rodeada de su amor, serenidad y fuerza interior. Cualquier cosa que te daba era medicina rica, una delicia para todo mi ser, estaba envuelto en su particular magia, su dulzura. Lo recuerdo todo, las mañanas limpias, el transcurrir de las horas en su compañía, la siesta junto a ella, las tardes al fresco en el patio, las meriendas deliciosas, aquellas "catas de tomate",  las mágicas noches en la puerta escuchando historias a la luz de las farolas, y luego esperando que viniera a dormir para escucharle sus oraciones abrazadas. Siempre me pareció una mujer sabia, una anciana maga. Ahora sé que lo era, sin duda.


¿Qué tenía en su alma y en su corazón? A su lado todo era verdadero, Vida,  poesía, paz, belleza, Y sobre todo…hogar, hogar, mi dulce hogar.


Me decías…”¡cuánto te vas acordar de mí!, Yo siempre respondía…”abuela tu nunca te vas a morir”…ella me miraba con sus ojitos brillantes…y repetía ¡Cuánto te acordarás de mí!... cómo lo sabías…Vida…Sigues conmigo ... mi querida e inolvidable abuela... ¿cuándo volveremos a encontrarnos, en qué lugar, que historias escribiremos de nuevo?

Nadie como tú...eras un compendio de virtudes, adquiridas a base de amor, paciencia y bondad, de dolor transmutado en sabiduría natural. BENDITA SEAS,  mi querida Abuela.


D. Villegas-30/7/2013-Malaka
fragmento de LA ODISEA DEL ALMA

lunes, 29 de julio de 2013

LA VIDA ANTE MÍ...




Sentada en la playa, contemplaba el eterno paisaje del mar, las gaviotas, el Sol, el azul del cielo, la arena y nosotros...los seres humanos. Me detuve en cada uno; la pareja de ancianos cogidos de la mano por la orilla, la familia al completo, una señora caminando sola, y unos niños junto a su instructor o padre. Cada uno diferente ya mostraban rasgos típicos de su carácter. El más pequeño iba a la cabeza, abriendo paso, estirando sus miembros para parecer más grande. El segundo más introvertido, envuelto en una toalla, iba pensando, el tercero atento a las palabras de aquel hombre, queriendo retener sus consejos... un ejemplo en pequeño de cómo somos... cada uno con su tipología y su momento. Todos necesarios y complementarios si se aprovechaban los dones de cada cual.



Philippines © Manuel Librodo Jr.



Ahí estaba el líder, el místico o artista, el maestro futuro, con una buena educación lograrían educir lo mejor de sí mismos, sus potencias latentes, las semillas escondidas en su Ser. De ello dependía su futuro, el futuro de tantos, de la sociedad y el mundo que crearían juntos. Allí estaban los artífices de un mundo mejor... generación tras generación.




D.Villegas-Nefertum
29/7/2013-Malaka
LA ODISEA DEL ALMA

Compromiso de Corazón.El extraordinario viaje de C. G. Jung ...


...NO TIENE PRECIO...



 
 
No saben que un instante de paz no tiene precio, que un beso de verdadero amor no se puede comprar, que una lágrima de verdadero sentimiento ni todo el oro del mundo la puede pagar, no saben que el dolor de una madre vale más que todas esas cosas materiales, que el honor de un hombre cuando está ultrajado no se puede detener con ninguna clase de metal.
 

 
Tal vez nuestro problema no sea aprender cosas nuevas, sino recordar las cosas viejas, aquello que llevamos en el fondo del corazón.  Nuestro problema es reconstruir otra vez esa cadena de tradición que viene desde el fondo de los siglos y nos lleva hacia el futuro.
 

Jorge Angel Livraga- Fragmento

miércoles, 24 de julio de 2013

La tercera etapa de la mujer...

 
 
 
"Granarse" es el símbolo de la tercera faceta de la diosa tripartita, y se aplica a las mujeres que están en la tercera etapa de su vida. (luna creciente, llena y menguante).
 
La semilla es la portadora de información y representa la concentración de los nutrientes y la esencia que garantiza la supervivencia de las especies. Son las semillas de la sabiduría lo que poseemos y lo que hemos de traspasar. "Granarse" también puede describir el proceso de individuación hacia la esencia propia, el alma y el espíritu, el Yo que nos anima.
 
Los arquetipos son como semillas que poseemos en nuestro interior desde el principio. En función de las circunstancias y la predisposición, alguna se llegan a activar y otras permanecen en estado latente.
 
 
 
Para estimular las energías de estos arquetipos y florecer en la tercera etapa de la vida es preciso que nos liberemos de los resentimientos y la decepciones del pasado para vivir satisfechas el presente. Ahora bien, conseguirlo requiere una fuerte determinación y trabajar con ahinco para dejar de ser una víctima y una rehén del pasado. Este ejercicio de sabiduría y voluntad bien vale el trabajo espiritual y psicológico que implica.
 
Lo bueno y lo malo que nos ha sucedido en el pasado nos ha modelado como somos actualmente. Aceptar este hecho y no dejar que el resentimiento, la rabia o la envidia nos absorban exige madurez de nuestra parte y la aceptación de que en esta vida nos pertenece sólo a nosotros y que el espíritu que le imprimamos será responsabilidad nuestra.
 
Los sentimientos personales de fracaso por lo general impiden a las mujeres que entren de lleno en la tercera etapa de su vida. La transición de una etapa de la vida a otra es una época en que la mayoría de mujeres necesita condolerse para liberarse de lo que sucedió o dejó de suceder. Perdonándonos a nosotras mismas y perdonando a los demás, seremos más libres para movernos en esta tercera etapa sin los estorbos del resentimiento y la culpa.
 
 
 
La posibilidad de florecer durante la tercera etapa a menudo depende de cuál es nuestra elección al cruzar el umbral, empezando por si sabemos aceptarnos tal y como somos en la actualidad para seguir adelante o necesitamos realizar primero ciertos cambios fundamentales, Si no podemos perdonar, olvidar, o bien actuar con sensatez en esta encrucijada, el camino que sigamos nos llevará inevitablemente por parajes deprimidos. La situación influirá en nuestra relaciones y nuestra salud, así como en nuestro estado de ánimo y nuestra mente. El cambio implica la certeza de llevarlo a cabo, la voluntad de lograrlo y la habilidad de conseguirlo."
 
 
fragmento de LAS DIOSAS DE LA MUJER MADURA
Autora: Jean Shinoda Bolen

domingo, 21 de julio de 2013

GRACIAS A LA VIDA...





Gracias Vida por todos los seres que llegaron a mi vida y me amaron,  porque con ellos he crecido como lo hacen las flores bajo el Sol, sintiéndome  “en casa”.


Gracias Vida por aquellos que fueron reto, obstáculo, causa de dolor, porque con ellos  aprendí a ser mejor, mi Ser se probó y consolidó.


Gracias Vida por los buenos momentos que me hicieron sentir en el cielo, “en familia”, junto al fuego.


Gracias Vida también por los malos momentos que me forjaron, templando el alma, educiendo valores latentes.


Gracias Vida por todo lo que llegó en su momento, especialmente por los reencuentros con seres amados en otros tiempos, y que tu magia me brindó oportunamente.

Pues gracias a ellos,  a los amados, a los buenos, tuve motivo y razón para levantarme de las cenizas, y seguir avanzando hacia el Misterio. Y cuando no hubo aparentemente nada...estuviste en mi alma...impulsándola hacia adelante. Mi corazón os soñaba encontrar...


Gracias Vida por todo lo que me diste…en silencio,  por tu Belleza y Bondad inagotable, que siempre me hace Renacer.



21/7/2013  Malaka- (D. V.)-Nefertum
fragmento de mi próximo libro: LA ODISEA DEL ALMA