domingo, 19 de abril de 2009

COMO MANTENERNOS DESCONTAMINADOS-ESCUDOS PROTECTORES


Física y Espiritualmente
Las agresiones no son solamente físicas, puesto que hay otros planos de vibración de la naturaleza que también son afectados por el sistema de vida actual: consumista y falto de espiritualidad.


Nos preocupamos, generalmente, por mantener limpio y sano nuestro cuerpo: el baño diario, el desvelo por una alimentación balanceada, ejercicio físico, pero ¿qué hay de la limpieza y salud de los otros planos internos que también nos componen aunque no los veamos? Hay una serie de vehículos que constituyen al Hombre y que al contaminarse dan por resultado las diferentes enfermedades de esta contrastante época: estrés, depresión, agotamiento, egoísmo, rencor, fanatismo...


Todas las criaturas hemos sido dotadas por la Naturaleza, de una capucha protectora, como una especie de escudo invisible, que va desde lo material hasta lo espiritual, que nos mantiene descontaminados de estas múltiples agresiones, pero que, para mantenerlo en perfectas condiciones y nos proteja, necesitamos poner en práctica ciertas acciones. Veamos algunos pequeños ejemplos:


PLANOS DEL HOMBRE

FISICO Y VITAL

Agresiones que destruyen el escudo
Todas las intoxicaciones: beodez, glotonería, automedicaciones. Los ruidos fuertes y estridentes, frecuentar ambientes cargados de humo o sucios. Hablar de enfermedades.

 
Defensas que lo fortalecen

Al levantarse beber agua pura. Comer y beber moderadamente. Evitar ruidos altos y discusiones acaloradas. Salir a la naturaleza y bañarse de sol y aire limpio.


EMOCIONAL Y MENTAL

Agresiones que destruyen el escudo

Cercanía a gente de mal vivir o perversa. Leer o ver películas de odios, muerte, pornografía. Usar drogas. Pensar demasiado en si mismo, de manera egoísta.
Obsesión por el dinero y los negocios.

 
Defensas que lo fortalecen:

Buscar amistades sanas y nobles. Moderación sexual. No usar drogas, rompen los escudos.
Leer sobre hombres valientes y nobles. Formas mentales positivas: justicia, armonía, generosidad. Ejercicios de concentración en cuerpos geométricos.

ESPIRITUAL

Agresiones que destruyen el escudo

Exaltación de todo lo malo, lo feo, lo brutal, envuelto en una angustia existencial carente de voluntad de búsqueda de la Verdad. Fanatismo de quienes creen que su religión une a Dios y las demás son simulacros meramente morales, cuando no diabólicos. Olvido y desprecio por todo lo metafísico.

Defensas que lo fortalecen

Mantener la mente clara. Ideas simples y puras. Observar minerales, vegetales, animales y hombres. Contemplar la sabiduría e inteligencia de sus estructuras, que evidencian un Pensador Divino. Estudio comparado de todas las religiones, separando lo evidentemente divino de las deformaciones históricas humanas. Profundizar dentro de si mismo y de la circunstancia para redescubrir las fuentes ocultas de nuestro SER.


Así también el improvisar en prácticas de esoterismo barato: espiritismo, hechicería… es altamente peligroso. Cuando estos escudos se deterioran o rompen nos volvemos vulnerables a todo tipo de influencias negativas que llegan a enfermar el cuerpo y la psique.


Tan sólo una fuerte voluntad, una mente clara, una cultura superior, una vida sana y el contacto con el aire y las personas libres (…) generosas, buenas e íntimamente jóvenes, que gusten de la risa franca y de los temas que elevan el Alma, pueden preservar nuestras defensas"




Extraído del artículo “Los Escudos Invisibles de Protección” del Prof. Jorge Ángel Livraga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario