miércoles, 5 de julio de 2017

Religión: Volver a Unir

No hay texto alternativo automático disponible.


"Deberíamos regresar a la verdadera religión de antaño, un sendero que sólo tiene sentido cuando analizamos la raíz del significado de la palabra "religión".*

Tal y como el escritor político británico David Edwards comenta en su libro (Quemando todas las ilusiones), la palabra religión deriva del término latino religare, que significa "volver a atar" *. El carácter unitivo del ligare se expresa en la palabra "ligamento", la estructura que une el músculo al hueso. Aunque de manera tradicional esa unión se ha relacionado con la obligación (y algunos dirían que hasta con la esclavitud). Edwards elige una interpretación más cuerda o sensata. Para él, religare significa volver a unir al individuo con la sociedad, con el mundo y con el cosmos. Este significado fundamental de religión no tiene nada que ver con los dioses personales, la teología o los dogmas, Es, sobre todo, un término que hace referencia a la conexión coherente, a la conexión que no requiere necesiariamente a un sacerdote como intercesor.

Por desgracia, este profundo significado de la palabra religión fue enterrado bajo un montón de preceptos. Cualquier ligamento espiritual o filosófico residual que pudiera conectar a la humanidad con el mundo y el cosmos fue cortado cuando el materialismo científico suplantó al monoteísmo.

En lugar de extraer la sabiduría sobre el amor de los tempranos caminos terrenales y deístas, arrojarmos al bebé Jesús a la raza del váter. Depositamos nuestra fe en el mundo material y nos permitimos creer que el poder podría ser un sustituto del amor, tan bueno como ése o incluso mejor.

Sin embargo, ahora que la humanidad se ha dado cuenta de que la veneración de la materia es un inequívoco error, empezamos a ser conscientes de que el dios del dinero no puede proporcionar felicidad ni poner fin al sufrimiento.

La cordura, por tanto, significa liberarnos de una religión que nos resta poder o, ya que estamos, le resta poder a todo. La cordura significa ir más allá de la obediencia ciega de la niñez y de la rebeldía ciega de la adolescencia. La cordura significa que nosotros, como hijos de Dios, dejamos a un lado las cosas pueriles y nos convertimos finalmente en adultos de Dios."

No hay texto alternativo automático disponible.

fragmento de LA BIOLOGÍA DE LA TRANSFORMACIÓN 
DR. BRUCE H. LIPTON


*Religión: Volver a unir 

No hay comentarios:

Publicar un comentario